Impresentable actitud de algunos políticos

No sé si saben que el secretario general, durante muchos años, de los socialistas de Castilla la Mancha, cansado ya de tanta lucha política (en algunos ámbitos la cosa es a dentelladas), decidió, qué original, pasarse a alguna de esas empresas semipúblicas, semiprivadas, cada cosa para lo que más interese, como presidente de la caja de ahorros de la región. No tuvo mal gusto, pues es evidente que su siempre expresada disposición para el servicio público podía aquí ampliarse.

Hete aquí que nuestro prócer en tres meses se duplica el sueldo hasta los más de dos millones de euros anuales. Y ¿por qué tan abultada cantidad para un puesto de servicio público? Pues por la enorme responsabilidad. Así que en unos años, y con muchos esfuerzos y un enorme trabajo, consigue que el banco quiebre. ¿A la cárcel? ¿defenestrado? No, en su casa tan tranquilo y tan ricamente, nunca mejor dicho. Comentarios de sus compañeros socialistas: ——– ¿Usted ha oído algo? Yo tampoco.

El vecino de enfrente tiene a su tesorero nacional imputado por recibir comisiones millonarias, y a una de las supuestas ofertas de sustitución del actual líder a cuchillada limpia en su comunidad autónoma por hacerse con otra caja de ahorros.

Y me pregunto yo ahora en voz alta lo que llevo preguntándome en voz baja muchos años: ¿Pero qué   hacen los políticos en las Cajas de Ahorro? ¿Ejercer el control público? Venga ya, robar a mansalva. Favorecerse ellos a sí mismos lo primero, y luego a ver qué se pilla.

Hablábamos del de enfrente, al que hay que añadirle una imputación bastante extendida con ramificaciones en el funcionamiento del propio partido de trajimenejes con dinero público, o mejor, con prevendas públicas con ingresos privados, y tan privados, a veces en tacos dentro de cajas de zapatos. Y espiándose unos a otros dentro de ellos mismos. Un ejemplo público de lo que tanto necesitamos: cohesión, compromiso social, …

Es la hostia.

¿Ustedes saben por qué llegó el GIL a Marbella? Pues se le parece bastante a esto. El desengaño de la gente puede llegar a tanto, que luego aparecen (“¿y cómo es posible?”) los antisistema (hubo uno de nombre Adolf).

Ustedes no pueden consentir una degeneración de la vida pública de esta naturaleza. En época de crisis especialmente, ustedes no pueden jugar con fuego. La gente se va hartando y la hartura va a aumentar mucho más en poco tiempo.

El número de casas donde empieza a faltar la harina va en aumento. Ustedes diciendo al mismo tiempo que hay que aumentar el consumo y bajar los salarios. Con una inflación encubierta desde el euro de cerca de un 100 % según en qué productos, pero la ecuación 100 ptas = 1 euro funcionó a la perfección. La barra de pan pasó de 75 ptas a 1 euro. Y ustedes dándole el dinero a los bancos para premiar a los que han actuado como el ex-secretario general de los socialistas de Castilla la Mancha, pero a lo bestia. Y el dinero sin llegar al ciudadano.

No me digan que no sabían nada de que iba a venir una crisis. Los ciudadanos ya la vimos hace años, en cuanto fue un problema obvio que las nuevas generaciones no se podían casar porque no podían comprar pisos, pero a ustedes este problema no les alarmó, porque viven en su ombligo o en los grandes números obnuvilados con el dios Mercado y su profeta el dinero.

Terrible. De verdad. Ya no se les puede pedir, por favor, que profundicen en la democratización de la vida púbica y social, vamos a tener que conformarnos con que por lo menos no permitan la corrupción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Sin comentarios todavía.

Deja un comentario