Carta abierta a mis compañeros y compañeras docentes.

Estimadas amigas y amigos:

Dibujo de Néstor Alonso, prrofesor Potachov de Moldavia.

Hemos consentido en silencio que se cambiaran, una y otra vez, de la cabeza a los pies, nuestras condiciones de trabajo sin rechistar. Aun sabiendo que algunos de esos bandazos en las condiciones laborales no respondían a decisiones relacionadas con necesidades educativas sino políticas. Y después del 15 M ya podemos permitirnos desvelar un poco más sin aspavientos de pacotilla.

Quiero pensar que las compañeras y compañeros que no están haciendo bien su trabajo, haberlos haylos, están erróneamente (desde mi punto de vista) situados en un cabreo permanente por esos tremendos cambios laborales impuestos, sin dialogar, salvo con los aconformados sindicalistas de pasillo en Torre Triana y otros como éste (Consejería de Educación Andalucía). Es verdad que no nos han preparado ni por asomo para el trabajo real que hay planteado hoy en los centros, que se nos contrató y se nos pidió para ello cosas que ahora casi no hay tiempo de tocar o no, como era usual hacerlo cuando empezamos a trabajar. Con la añoranza sólo no vamos a ninguna parte. Agua pasada no mueve molino.

Los ataques a la educación pública en las comunidades donde gobierna el partido de la derecha española son ya clamorosos. Nos hemos comido en el proceso payasadas como dar ciudadanía en inglés, las tarimas de la lideresa para aumentar la autoridad del profesor, la eliminación de tutorías, … el listado de ocurrencias es interminable. ¿Qué nos hace pensar que si gobiernan en todo el Estado las cosas van a ser diferentes?

No creen en la educación pública como el fundamental mecanismo de mejora de la sociedad, ni creen en la justicia redistributiva de la igualdad de oportunidades porque, por ideología, son clasistas. Los ricos son los ricos y los pobres, los pobres. Y siempre lo serán. A mí me llega nítido el mensaje. Pero llevo años comentando que son tan torpes que no se dan cuenta de que si hay algo que puede hacer que de un pueblo adocenado salte una fiera es que le intenten quitar la educación de sus hijos, y la salud de sus familias. Creo, creo, que eso no lo va a tolerar la mayoría del pueblo español.

En cuanto a nosotros, indudablemente nuestro problema mayor es nuestra total y desesperante desunión. Es triste, pero esa  es el arma más peligrosa de los enemigos de la educación pública, amigos de la educación como negocio. Si has abandonado el sueño del derecho humano a una educación pública, gratuita y de calidad, olvídate de nosotros. Y viceversa. Si sigues creyendo en la posibilidad de un mundo mejor, más igualitario y con oportunidades para todos y todas, seguimos hablando.

Sin duda la pérdida de la autoridad del profesor es un hándicap duro para nuestro trabajo. A nivel de aula, y a nivel social. Pero ni soñemos que nos va a llegar la autoridad con campañas de publicidad y normas punitivas. Eso es escarnio público, pero no una solución. La autoridad del profesorado debe basarse hoy en primer lugar en parar a la gente que está en los puestos de toma de decisiones, sin preparación ni a veces capacidades salvo las de ser “fiel al partido” y a sus representantes en la tierra en primer lugar, y con no pocas veces incapacidades directas, debe desaparecer de los puestos de toma de decisiones. No están llegando las y los mejores a esos puestos, donde debería estar lo mejor de lo mejor, porque hay un montón de trepas profesionales ahora llamados políticos que, en primer lugar secuestran y pervierten el puesto (“al que me mueva la silla …”, qué obsesión por la silla). Eso es horroroso para la profesión y para la educación en general, desastroso. Pasa lo mismo en la sanidad pública, pero no me salgo del tema por ahora.

Hay formas, nadie tiene la varita mágica, de hacer las cosas de una manera más profesional, más cerca, mucho más cerca, de lo que realmente está pasando en los centros hoy. Hay formas nuevas de hacer las cosas, más acordes con las necesidades de nuestro alumnado del año 2011 y que trabajarán para el 2030. Estamos dando competencia a gente para el 2030, no nos asustemos, pero así es nuestra profesión. Necesitamos sobre todo actitudes nuevas. Rehumanizar los formalizados espacios de los centros, encontrar el aula llena de personas. Atender a las personas, ayudarles a que adquieran competencias que necesitarán en su vida, respetando los ritmos y los procesos de cada cual que hoy sabemos y aceptamos son distintos y válidos al mismo tiempo.

Creo que la autoridad que necesitamos no sólo en el aula, ante los padres y madres y ante la sociedad, nos vendrá dada (como dicen que viene la autoridad en democracia) en la medida en que logremos articular un discurso unitario de qué es y qué no es la educación pública. Que demostremos lo que nos ocupa y preocupa nuestra profesión, que sabemos que estamos “jugando” con niños, y con los niños y niñas, no se juega. Bueno, jugamos, pero … tú me entiendes. Sus vidas, las de cada uno y una deberían ser sagradas. Nuestra autoridad vendrá de nuestro compromiso con nuestro trabajo y nos vendrá regalada.

Todo problema social desea ser terminado por solucionar en la Escuela. Y es verdad. Pero no podemos con todo. Y nos regatean los fondos, mientras los dedican a salvar el sistema financiero. Por favor. Tenemos que reaccionar. Y cuando hay un enemigo externo, corresponde unidad. Y a tí, profe-a tibio-a que nunca te implicas, suplicarte que te mojes. Que el hecho de que nunca te haya dicho qué sé lo que te gusta disfrutar de los cambios que promueven otros, no significa que no lo sepa. Mójate. Te sentirás mejor contigo mismo-a.

Los problemas de la educación en Madrid, Valencia, Galicia, … son de toda la educación pública española. No consintamos su grosero manoseo. Pongamos pie en paré. Unidos. Hay que movilizarse.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , ,

5 Respuestas a Carta abierta a mis compañeros y compañeras docentes.


  1. Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function ereg() in /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php:64 Stack trace: #0 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php(19): the_commenter_link() #1 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-walker-comment.php(180): custom_comment(Object(WP_Comment), Array, 1) #2 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-wp-walker.php(146): Walker_Comment->start_el('', Object(WP_Comment), 1, Array) #3 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-walker-comment.php(140): Walker->display_element(Object(WP_Comment), Array, '5', 0, Array, '') #4 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-wp-walker.php(371): Walker_Comment->display_element(Object(WP_Comment), Array, '5', 0, Array, '') #5 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/comment-template.php(2094): Walker->paged_walk(Array, '5', 0, 0, Array) #6 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/co in /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php on line 64