Mi claustro es la red.

Érase una vez … parece un cuento de hadas.
En la estela del EABE10, en el puente al EABE11, es decir, poniendo en práctica y experimentando con algunas enseñanzas del EABE10, visto lo visto con el Congreso de Lectura de Granada, comentado en el post anterior a éste, en pocas palabras: Cómo la voluntad de comunicarse y de promover la participación de una persona puede hacer llegar la in-formación a más gente que el entramado institucional, nos pusimos en marcha en el CEP para ofrecer una intervención del profesor Francesco Tonucci en el ENCUENTRO DE EXPERIENCIAS DE AUTOFORMACIÓN 2009-10. COLABORAR PARA EDUCARpensado como un regalo y homenaje a los centros que han trabajado bien la autoformación.

Básicamente queríamos seguir probando una formula que aprendimos en el EABE10, y que parece bastante potente: streaming de una actividad, combinada con coloquio en Twitter. Bueno, potente según lo que quieras, en este caso sí: aumentar y facilitar la participación en actividades de autoaprendizaje a un coste ridículo.

Hicimos pruebas, Javier G. Valdivia en contacto con Diego GG (maestro de máquinas del EABE10), se empeñaron en hacer el streaming con uno de los ultraportátiles de la Escuela TIC 2.0 y funcionó perfectamente (TO SI VA). Conejillos de indias, los compañeros y compañeras de Centros del Profesorado de Oviedo y Badalona en reunión de coordinación de un proyecto ARCE, que por su extremo interés (;)) retransmitimos al mundo mundial.

Un elemento que probamos y nos ha gustado es el de un “narrador oficial” (casi un mecanógrafo crítico) en Twitter, aportando continuamente las ideas aportadas desde la sala. Permite a ratos paliar posibles fallos del streaming, la letra escrita apoya la reflexión y facilita los manejos “corta y pega” para comentar y los posibles retwiteos.

La experiencia en la Sala fue autoconvincente. Los compañeros y compañeras no sabían nada, a Tonucci se lo comentamos y miró encantado cuando le hablé de un “Claustro virtual”, al que saluda nada más empezar a hablar, y que es la comunidad docente twittera, de la que le hablé con la misma ilusión que realmente tengo en ella. En la sala había unos cuatro o cinco portátiles de usuarios particulares, allí mismo, se dieron de alta grupos de asistentes en Twitter para ver qué estábamos cocinando.

Pero cuando, durante el coloquio, pusimos en la pantalla la catarata del hastag #experienciacentros, y la gente en la sala vio el nivel de participación, los comentarios, la discusión, el colega que saluda a Tonucci en su lengua, la vida sentida y real, y que todo el mundo se expresa y participa, fue para todos un desvelamiento de la potencia de la fórmula. Pienso que hubo mucho más coloquio pedagógico en la red que en la sala, porque la gente en sala tenía doble sentimiento de gozo, la complicidad con la visión del profesor Tonucci pero no la participación directa, y la alucinación de lo que se puede hacer con los actuales medios sólo queriéndolo hacer. A la salida en los corrillos se hablaba más de Twitter que de otra cosa.

¿Qué ha pasado brevemente?

En primer lugar una autocrítica por la pésima elección del hastag, demasiado largo y difícil de entender descontextualizadamente. Claro, desde el principio pensé en #Tonucci, pero es que el acto era una celebración del trabajo de los centros, y la presencia de Tonucci un regalo. Me da un poco de grima pensar cuántos twitts, cuántos pensamientos frustré por un hastag tan largo. ¿Qué paso? Que desde el principio, y como es lógico, alguien empezó a usar el hastag lógico: #Tonucci y la conversación se abrió en dos ramales paralelos a ratos y concomitantes a otros. Pese a ello #experienciacentros fue número 2 en el Trending topic de habla hispana durante el acto y hasta un par de horas más después.


A esta hora que escribo, a 10 horas del evento, ambos hastag ¡siguen vivos! ¿Por qué?

A las 2 de la mañana hice esta captura:


4 horas después del evento, ¡¡mil setecientas setenta y seis veces!! se había visto el video.

Esta mañana a las 8:

Dos mil trescientas ochenta y seis veces visto el vídeo.

Ahora mientras escribo:

Dos mil setecientas cincuenta y siete veces visto el vídeo. Es de vértigo.

Pero lo que de verdad es importante es la calidad de esas visiones y de sus comentarios. La enorme trascendencia de que tras cada una de esas visiones haya sueños compartidos sobre la escuela, consuelo por pensar, como el profesor Aitor Alazpita, “si Tonucci lo dice y yo pienso igual, lo mismo no estoy tan equivocado”, que es el retruécano mental que los buenos profes se hacen para combatir en soledad contra la estupidez, la rigidez, el formalismo y el sinsentido de algunos claustros. Su perversión.

El profesor Pedro Villarrubia twitteaba solo en mi TL (Time line) a las ¡¡3 de la mañana!! Una hora menos, en Canarias, pero estuvo hasta más allá de las 5 con un precioso monólogo o poema pedagógico.


Todo lo narrado es, como digo, un poco de alucinar, pero lo que de verdad lleva el contenido y el sentido de todo esto está aquí:


¿Profesores-as adultos ¡¡felices!! por una actividad de formación?

Para un momento, que aquí pasa algo.

¿O no?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 Respuestas a Mi claustro es la red.

  1. José L. Castillo 4 Junio, 2010 en 16:21 #

    ¡¡¡Fantástico!!!

    Y yo me lo perdí… Arghhhhhh!!!

    Lo bueno, Fernando, es que esto empieza a verse normal. La anormalidad es el mantenimiento en situaciones anteriores. Y es que acabo de leer un artículo de Francis Pisani, en El País, que creo que viene a cuento.

    Innovación disruptora.

    http://www.elpais.com/articulo/portada/efecto/innovaciones/elpepisupcib/20100527elpcibpor_7/Tes/

    Por cierto, una estupenda crónica. Que contar las cosas no es un tema menor, no. Creo que, probablemente, será una de las principales ocupaciones del curso que viene.

  2. Fernando García Gutiérrez 5 Junio, 2010 en 10:02 #

    Muchas gracias, José Luis, por tu presencia aquí y tu comentario, pa eso están los amigos por otra parte, y gracias por el enlace porque es muy interesante.

    Me interesa la tensión del comentario final sobre el poder establecido, empresas, Consejería, … que tiene que adoptar como válidas estas "innovaciones disruptivas". Y recuerdo un comentario tuyo, creo que al buenísimo y reflexionado Post de Juan Rafael Fernández sobre el jEABE10, que defines como valor del colectivo "la lealtad institucional".

    Lo entiendo y lo comparto completamente. En su esencia es la belleza de una actitud noviolenta, honesta y generosa, pero también profesional en un funcionario público, como somos.

    En breve, odio los comentarios más largos que el post (creo que es lo único que odio en el mundo), la tensión entre las personas que honestamente están viendo que hay formas mejores y más eficaces de hacer las cosas, y el poder establecido debe convertirse inteligente y democráticamente en algún tipo de cauce de participación que haya (y uso el subjuntivo porque no los hay).

    La Consejería cree que con hablar con los sindicatos está cumpliendo con su democrática obligación de consultar sus decisiones, pero el problema es que yo creo que los sindicatos ya no representan al profesorado, y entre otras cosas, y no solo por el "puestismo", sino porque cada vez más la brecha entre profesorado cabreado y profesorado que quiere solucionar problemas hay más distancia.

    Fuerte abrazo.

  3. David Álvarez 5 Junio, 2010 en 10:15 #

    Yo solo pude seguir la experiencia de forma intermitente pero en la madrugada, y gracias a los tuits de @pvil pude disfrutar en diferido de algunas de las mejores reflexiones de Frato.

    La retransmisión, para los que la hemos visto a posteriori, impecable (y sí, emociona el saludo del maestro Frato al claustro virtual) y los espacios de participación abiertos y las soluciones propuestas desde el CEP un buen ejemplo de como deben ser nuestros encuentros.

    Creo que se empieza a vislumbrar un GRAN EABE11.

    Un abrazo.

  4. Fernando García Gutiérrez 5 Junio, 2010 en 16:27 #

    Querido David: Es un honor tenerte por aquí. Es seguro que EABE11 es/será un gran EABE, porque EABE es un grupo abierto de personas que comparten y se comunican, y avanzan aprendiendo mientras se divierten, es decir, vosotros y vosotras mismos.

    Me das otra alegría porque andurreando en tus blogs: http://eaprendizaje.wordpress.com/
    http://balhisay.blogspot.com/
    me ha parecido ver, lo vi y no he vuelto a encontrarlo, que trabajas en el Consorcio Fernando de los Ríos. Y es una alegría ver buenos profesionales ahora por allí. Estuve trabajando con ellos en el 2001, además de uno de inglés fue el siguiente primer curso que hacían, para formación de profesorado para atender a los inmigrantes. Ya lo comentamos porque es curioso?

    Un abrazo. Seguimos en contacto @balhisay

Deja un comentario