¿Gestión de las emociones o rehumanización del aula?

Entre las propuestas novedosas nacidas como reacción a la crisis que actualmente vive la educación encontramos esta de la gestión de las emociones. Debo reconocer que el verbo “gestionar” me despierta una cierta desconfianza, pues ya existió otra moda extendidísima con ese verbo: la “gestión de los recursos humanos”, que tampoco me ha gustado nunca un pelo. A mí me parece un dislate pretender “gestionar” a personas.

Con las emociones o los sentimientos me pasa algo parecido. El problema de la escuela tradicional es, simplemente, que no los tiene en cuenta. Que los ignora, que particia y coadyuva en la hipocresía social de que “los sentimientos han de ser ocultados” como debilidad. Un prejuicio machista aunque no sólo masculino, proveniente de la animal concepción de la vida como supervivencia de los más fuertes. Sin duda, además, una tendencia anti-femenina  pues la mujer ha tenido tradicionalmente muchos más problemas para adaptarse a esta exigencia social, y en muchos casos (benditos sean), ellas han mantenido islas amorosas en torno a la vida del hogar, menos mal.

Me quedo con la pregunta de Miguel Ángel Santos: “¿Qué hacen los sentimientos fuera de la escuela?”  Me parece suficientemente duro por el momento. Salvo la agresividad no veo yo otro sentimiento necesitado de “gestionar” en el aula, es suficiente con tenerlos en cuenta, que no es poco. Como siempre y de nuevo, es distinto lo que pasa en líneas generales en escuelas e institutos, siendo claramente peor la vida en el instituto. Escuela deshumanizadora.

Sin embargo la mayoría del profesorado no se plantea si los sentimientos pueden o no ser mostrados en libertad en el aula. Están simplemente instalados en la cómoda inercia de los siglos. De las cosas que mejor me han funcionado contra esta tendencia ha sido repensar siempre el aula y todos los espacios y actividades docentes comparándolos sistemáticamente con entornos sociales “naturales”, espontáneos, donde se reúnen personas. E intentar llevar al aula y al centro lo que de forma natural las personas hacen cuando se reúnen cordialmente con una meta común.

Por ejemplo, a principio de curso, dedico siempre dos semanas al conocimiento mutuo y, cuando es posible, a la creación de equipo, a compactar al grupo, porque sé taxativamente que la velocidad a que aprende un grupo cohesionado, un equipo, no lo hace un grupo dividido, ni por el forro. Es simple ¿no?

Desde cuándo se reúnen 30 personas en un espacio, sin conocerse, sin a veces saber ni el nombre unos de otros, a trabajar ¿juntos? Es de alucinar que la colaboración en el aula sea un asunto de innovación educativa, cuando obviamente no hay otra forma correcta de funcionar en entornos de aprendizaje humano. En un grupo cohesionado la colaboración es espontánea y natural, no una metodología. Todo lo demás es educar en la desestructura social y promover el individualismo y la competitividad.

Seguimos razonando todavía como si todavía no supiéramos que las actitudes son previas e indispensables. Para ganar las actitudes hay que destrozar los roles y ser honestos en el aula con las otras personas que están en ella. Es decir: pringarse. A mí me parece que aquí es donde está el mayor problema. No sólo son importantes las actitudes de cada uno de los alumnos y alumnas, es aún más trascendental la actitud del docente.

¿En qué curso estudiamos las actitudes docentes en la carrera?  Ay, madre, qué mala cabeza …

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 Respuestas a ¿Gestión de las emociones o rehumanización del aula?


  1. Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function ereg() in /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php:64 Stack trace: #0 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php(19): the_commenter_link() #1 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-walker-comment.php(180): custom_comment(Object(WP_Comment), Array, 1) #2 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-wp-walker.php(146): Walker_Comment->start_el('', Object(WP_Comment), 1, Array) #3 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-walker-comment.php(140): Walker->display_element(Object(WP_Comment), Array, '5', 0, Array, '') #4 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-wp-walker.php(371): Walker_Comment->display_element(Object(WP_Comment), Array, '5', 0, Array, '') #5 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/comment-template.php(2096): Walker->paged_walk(Array, '5', 0, 0, Array) #6 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/co in /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php on line 64