Administración de ¿Justicia?

Lamento el cuestionamiento justo ahora que ando pensando que, al fin y al cabo, la judicatura está salvando la democracia española porque los políticos pretendían hacernos comulgar con “la corrupción es normal en la vida”, “como vosotros sabéis, todos somos unos corruptos, jajaja”. Pero esto me sucedió.

Escribí aquí: Español para Extranjeros. Cómo nace una especialidad, los primeros once años once de mi vida laboral, ya titulado correspondientemente en Filología Hispánica. La explicación final resulta farragosa en esa descripción porque, cuando sucedió, yo no tuve tiempo de pararme a condolerme de mí mismo porque tenía dos hijas que alimentar. Me puse a buscar trabajo y guardé sin leer los papeles de aquél proceso.

Tuve que llamar a la Inspección de Trabajo solo aunque mi puesto era el más privilegiado en el Centro (Cursos de Español para Extranjeros de la Universidad de Málaga) y yo el que más ganaba entre los profesores porque nadie me siguió al principio. Posteriormente se unieron tres compañeras y un compañero. Todos a la puta calle. Por pedir un contrato después de once años dando hasta 1000 (MIL) horas de clases anuales.

Hoy, cerrando capítulos (algo esencial en la vida), he retomado esa documentación y he escrito un breve resumen de textos literales del Acta de la Inspección de Trabajo del Juez de Primera Instancia que vio el caso. Las pruebas eran tan machacantes, que el Juez declaró “incompetencia” de jurisdicción. Porque oponerse al poderoso que movía los hilos tras esta injusticia no estaba en sus planes.

He recordado vivamente, como en una secuencia en cámara lenta, el día en el que el Director de los Cursos, Salvador Montesa y el subdirector, Antonio Garrido (ambos prohombres en la actualidad de la política y la Universidad andaluzas), me llamaron a la dirección tras tener noticias de que yo había llamado a la Inspección de trabajo. Me miraron intensamente, como si de pronto hubieran descubierto que yo era un marciano, y, entre balbuceos, el Sr. Montesa, me espetó: “Pero …, pero …, pero ¿qué quieres?”. Me acerqué cerquita de su nariz y le dije que una seguridad social para mis hijos, como él; un sueldo digno, como él y no unos cheques entre los distribuidores; que un mes de vacaciones, como él, que … La cosa se puso tensa. Y entonces, Antonio Garrido confesó: “Si tú eras aquí el único que tenía asegurado, de alguna manera, la contratación.” Estábamos hablando un venusino con dos jupiterianos. Jamás entenderán qué significa para mí el principio de Justicia. Y hasta dónde estoy dispuesto a ver mi vida afectada por defenderlo. Nunca seré (jajajaja, he sido) un trepa oportunista como vosotros. Mi futuro se escribió anteayer.

Pero mirad, compañeros, hasta dónde llegan las consecuencias de mantener situaciones de injusticia, exigiendo además sumisión, que estoy intentando jubilarme por problemas de salud, y me faltan años de cotización. images (3)
¿Por qué?

Por qué me faltan algo más de tres años de cotización a la Seguridad Social.

Obra en mi poder el “Acta de liquidación de cuotas del Régimen General de la S. Social y de primas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, Fondo de Garantía Salarial, Formación Profesional y desempleo” Nº 1896/91 de 03-10-91 y Nº de Inscripción a la Seguridad Social 29/038220 de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, de la que entresaco la siguiente información literal (salvo abreviación de nombres).

“… el día 21-8-91 a las 10 h. 30 m. se giró visita de inspección al centro de trabajo que la Universidad de Málaga tiene en la Calle …,   donde se imparten los Cursos para Extranjeros que aquella realiza como parte de su actividad académica conforme al capítulo VII de sus Estatutos.”

“… examinada la documentación … incorporada al expediente, que junto con las restantes actuaciones permiten considerar comprobados los siguientes extremos:”

“Don Fernando García Gutiérrez, … comenzó a impartir clases de lengua española en los Cursos para Extranjeros de la Universidad de Málaga en Julio de 1.980 en su calidad de Licenciado en Filología Hispánica.”

“… el número de horas de clase impartidas se ha ido incrementando considerablemente desde dicha fecha hasta Enero de 1.990 en que Dº José F. García G. fue nombrado Coordinador de Estudios, llegando a totalizar en 1989: 978 horas lectivas.”

“Dº José F. G. G. ha venido impartiendo sus horas lectivas durante todo el año, …”

“…desde el 25 de Enero de 1.990 viene realizando además las funciones de Coordinador de Estudios de dichos cursos, …”

“Que, tanto su tarea docente como organizativa la desarrolla bajo las órdenes e instrucciones del Director y Subdirector del Curso. … es la Universidad quien elabora los programas de los cursos y el calendario de clases y fija las pruebas y exámenes que deben practicarse y sus fechas.”

“ Que la retribución que percibía Dº J F G G se compone de dos partes… habiéndosele practicado las correspondientes retenciones del I.R.P.F. …”.

“… se deduce que Dº F. G G viene prestando servicios por cuenta y dentro del ámbito de organización y Dirección de la Universidad de Málaga a cambio de retribución, … la relación entre una y otra (partes) ha de reputarse laboral, lo que determina la obligatoriedad por parte de la segunda de dar de alta a Dº J F G G, en su calidad de trabajador por cuenta ajena en el Régimen General de la Seguridad Social, …”.

“Que la Empresa no ha cumplimentado estas obligaciones, siendo de destacar que el art. 28 del Reglamento de los Cursos para Extranjeros, aprobada por la Junta de Gobierno de la Universidad de Malaga, reunida el 27-9-89, distingue entre profesores invitados y contratados, y prevé para éstos últimos el disfrute de un contrato laboral.”

Acompañan varias hojas de cotizaciones por un IMPORTE TOTAL DE LA LIQUIDACIÓN: 706.553 pesetas, que, por supuesto, nunca abonaron.

La Universidad de Málaga decidió no acatar estas Actas y llevar el caso ante el Juzgado de lo Social nº Siete de la Administración de Justicia (deberían cambiarle el nombre) de Málaga, la que en el Expte. nº 2545/91 considera

HECHOS PROBADOS Y ASÍ SE DECLARAN:

1º.- D. JFGG … comenzó a impartir clases de lengua española en los Cursos para Extranjeros de la Universidad de Málaga en Agosto de 1.980….

2º.- El 25 de enero de 1.990 fué (sic) designado coordinador de estudios, …

… 6º.- El demandante ha venido desenvolviendo su actividad con caracter (sic) continuado desde el año 1.982, …”

A lo que sigue el FALLO: “Que estimando la excepción de incompetencia de jurisdicción … debo desestimar y desestimo …”

Desestima. Con esas pruebas, desestima, “incompetente”, jurisdiccionalmente hablando.

Recurrí al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, donde trabajaba (o trabaja) el hermano del Rector, Magnífico (estoy hablando de los hermanos Martín Delgado). Este Tribunal excedió en mucho el tiempo de respuesta de la sentencia para apoyarse finalmente en una Ley de Educación derogada. Mi abogado, el muy respetable defensor de trabajadores Leopoldo del Prado, tiene toda la documentación necesaria.

El recurso final ante el Tribunal Constitucional fue igualmente desestimado.

Por eso me falta cotización a la Seguridad Social. Un trámite administrativo que se convierte en una patada en el hígado como víctima de injusticias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Sin comentarios todavía.

Deja un comentario