Memoria de curso

Le debo esta entrada a los amigos y amigas que sabían que me reincorporaba a clase y se preguntarán ¿qué tal?

Bueno, más o menos lo esperado. En general muy bien con el alumnado, como casi siempre, no he perdido el instinto del aula, sigo sin problema mi principio: “a mí no se me escapa ningun@”. Y no se me escapa, otra cosa es que en la autoevaluación y la coevaluación decidamos que es mejor que repita alguien. Quien lo hace casi siempre está de acuerdo.

Y para mí el aula es un gozo porque además, con los años muchos, uno desarrolla un instinto esencial para “improvisar” en el camino que el aula admite en cada momento.

Me he reforzado en el método. Enfoque comunicativo radical. Mis alumnos-as quieren hablar español y a eso nos dedicamos. La gramática, qué bonita una gramática cuando es sincera, es decir, cuando sirve para aumentar la comunicación. Pero qué enredo de locos cuando la situamos en el centro de la actividad del aula. No digo que no haya que explicar ninguna gramática, sino meramente aquella que nos ayuda realmente a fomentar la comunicación y en una forma que facilita su adquisición práctica y no meramente su conocimiento teórico.

La lengua es un instrumento de comunicación, y ninguna otra cosa. Cuando se aprende lengua eso debe repercutir directamente en el aumento de la capacidad para comunicarse en distintos soportes, pero mayoritariamente y preferentemente de forma oral, pues la comunicación es oral en más del 90 por ciento de los casos. Por lo tanto, siempre ando intentando huir de los papeles y la lengua escrita que, creo, tiene un excesivo protagonismo en las aulas que no se corresponde con las necesidades reales de la vida.

Pongo un par de ejemplos de actividades que se consideraban de lengua y que a mí me dan sarampión. Una el dictado. Supuestamente para aprender a escribir sin errores (falacia donde las haya) pero a nivel persona, es decir competencial: ¿me quiere usted decir en qué situación de la vida una persona recibe un dictado para hacer algo natural o profesional? -Las secretarias. ¿Pero tiene usted en el aula sólo secretarias-os? Eso sí, al profesorado autoritario le encantan los dictados y las correcciones en bolígrafo rojo, naturalmente.

B1. 2010-11

Otro ejemplo, este en el ámbito de la expresión escrita. “Escriba una composición de 225 palabras sobre la vida en el campo y la vida en la ciudad”. De verdad que este tipo de actividad que no tiene nada que ver con los intereses y necesidades del alumnado, descontextualizados, … me descerebran. De pronto todo el mundo es escritor. Porque, además, los temas tienen mandanga. En lugar de practicar con las necesidades de expresión escrita reales que tengas en el aula. ¿Hay alguien que quiere ser periodista? Ahí tienes para expandirte. Atiende a la diversidad del aula.

He tenido cuatro cursos. Dos me han funcionado como grupo y dos no. Esto para mí es esencial porque los grupos que se cohesionan son una delicia y el ritmo de aprendizaje casi se duplica. Amén de que en esos cursos, se divierte todo el mundo, el profe el primero. Pero hago hincapié en que en dos no porque, aunque lo haya intentado, no ha funcionado. Lo que reafirma el principio pedagógico de que lo que te funciona de maravilla con un grupo, puede no funcionar de ninguna manera con otros. Así de complicada es la cosa.

Con el centro, … miro para otro lado. Ya no me dan los huesos para seguir chocando. Con los-las compas pues como siempre, con unos mejor, con otros no tanto, pero de trabajo en equipo nada. Modelo reinos de Taifas. Por no hablar del escandaloso silencio sobre Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, y sus implicaciones, más allá de lo que vaya imponiendo la normativa. Siendo como es el espacio ideal para liderar políticas lingüísticas que ayuden a renovar la pedagogía de segundas lenguas más allá de las EEOOII, y a fomentar una política lingüística integradora, abrazadora del mundo.

Afortunadamente tengo mi Claustro de la red, a través de Twitter y Facebook fundamentalmente, pero eso no quita que la realidad sea un poco áspera. Y lo de los 120 kilómetros de coche todos los días, incluyendo atasco de entrada en la ciudad, ufffff

Bueno, es lo que hay.

Con respecto a mi meta de integración de las tiC, no puedo obligar al alumnado a traer portátiles a clase, bueno lo he consultado con ellos y no es posible. Pero me he esforzado en ser un ejemplo, me parece que no he tocado tiza, y un par de días me llevé el Ipad para probar. Va de maravilla. Probamos Edmodo a principio de curso y me gustó mucho la experiencia, vamos mejorando y voy a continuar con ello. Ahora también tengo alumnado como amigos en las redes sociales, aunque se cortan. Un profe es un profe.

Solo mencionar más que funciona igualmente bien que antes tener un enfoque sociocomunicativo, es decir, habla y cultura están tan íntimamente relacionadas que no puede haber una sin otra, el problema con segundas lenguas es que ese mundo referencial es distintos según la cultura, por eso el trabajo cultural es un 50 % de mis clases.

 

Actualización. 09-07-11.

He sido un poco parco en explicarme. Me está costando mucho cerrar el curso. Lo de mirar para otra parte y ceder ante la injusticia no es mi fuerte. Tampoco he contado siquiera que abrí un Blog de Aula, del que a pesar de su muy humilde existencia, me gusta e intentaré buscar estrategias nuevas para darle aire. Hemos hecho algo, pero no lo suficiente. Y lo mantengo con la misma filosofía, trabajar con las tiC tiene dos metas esenciales que no deben elidirse: la realización de un PLE y el trabajo con la identidad digital.

Tampoco he contado que he tenido dos alumnos, chico y chica, de origen marroquí e invidentes y que ha sido otro reto. Pero con los “desajustados de la realidad imperante”, en mi caso, si hay algún problema es el contrario del normal, que les dedique demasiada atención y la mayoría se encele. Los conproblemas mi especialidad, en realidad son de los míos.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 Respuestas a Memoria de curso

  1. alberto franco 9 Julio, 2011 en 0:02 #

    Memoria sincera y certera, que desgraciadamente no tiene nada que ver con el tocho burocrático que solemos entregar en Delegación. Gracias por verter tus reflexiones que realmente me son útiles y me reconfortan porque he compartido este año situaciones profesionales similares. Lamentablemente todavía te miran en el claustro con escepticismo cuando se plantean algunas de estas cuestiones (totalmente de acuerdo en el tema de las redacciones, la gramática, etc.) y ves la caspa que hay todavía en las EOIs aunque pregonamos lo contrario cuando nos vendemos en el exterior … En fin, hay que seguir aplicando el principio machadiano.

    • Fernando García Gutiérrez 9 Julio, 2011 en 8:26 #

      Oiga, Sr. Franco, principios machadianos hay varios. Mire éste:

      “Doctor: el español bosteza,
      ¿será hambre, será frío?
      ¿tendrá el estómago vacío?
      – El vacío es más bien en la cabeza.”

      Si se refiriera other way a:

      “Espera, aguarda que la marea fluya, … Sabe el que espera que la victoria es suya”. Pues tampoco, qué quiere usted que le diga. Ya no espero, pero tampoco esperaba ya a nivel social y político y surgió el 15 M.

      Molesta mucho “que vengas a dar lecciones” (primer mes de curso), es decir, que tengas las cosas claras, y mucho más que te atrevas a decirlas. La vida de la mayoría de centros, y las EOIs en esto son iguales, es un paripé monumental, una ensalada de intereses personales que se sobreponen con el uso y abuso del podercito de los equipos directivos.

      A ver cuándo llega el 15-M educativo (uy qué palabra en EOIs, formativo).

      Un abrazo.

  2. Global Education Forum 1 Septiembre, 2011 en 19:11 #

    Esos antiguos dictados y ese boli rojo, antiguo donde los haya. Bravo por tu apuesta de las nuevas tecnologías, por aportar tu pequeño grano de arena, bravo!

  3. ilya 2 Mayo, 2012 en 0:35 #

    A mi capitán

    Desde aquí abajo las cosas siempre parecen más claras. Hoy me acuerdo claramente de todas nuestros conversaciones en clase, todos nuestros monólogos y discusiones. Ahora acabo de entender que paso con España y los Españoles mientras estas últimas décadas. Y acordándome de mi enfancia tan follada y tan feliz, estoy mirando los señales de demencia que veo alrededor de mi. Al primero, era más raro que un perro verde acordarse del Unión Soviético en 1984 yendo las calles de la Costa del Sueños Cumplidos, pero con el tiempo me he entendido de mucho.

    Entendí, que muchos españoles sufran los mismos dolores que los rusos y cualquier otro pueblo. Que la única diferencia entre mi ciudad natal en Rusia y mi nueva patria es el tiempo y horas de sol por año por cabeza y que aunque el Sol sí, puede apestar. Que la sociedad española es tan segregado por razones económicos como la rusa. Y lo que sienten los jóvenes desempleados y por que hunden en las drogas casi antes de ser quinceañero, también, ya veo: así como puedo ver con sus ojos los guiris con suerte de ser nacido fuera de España donde las plantas son más verde y el agua es más moja. Incluso en Rusia.

    Y me estoy partiendo la alma que no te escuchaba antes. Y aun más porque me siento culpable: que cuando tuviste dolores y tristezas, te estaban ayudando los otros, en aquellos pensé peor que en mi mismo: mientras que me estaba liando con mis problemas pequeños sin tan poco que intentar apoyarte aunque un poco. Y te quiero pedir perdón. Y te quiero agradecer por todo que me has dado.

    Ya lo sé que mi Español tiene mucho donde crecer y que todavía hago errores tontos y que mi gramática es una mierda y que el único responsable soy yo y que necesito volver a leer los libros y los cuadernos…

    Pero gracias a ti y a la vida misma: cha etamo ablando la mima idioma de verda, tío y el azento andalu no tiene nada q ver…

    • Connie 2 Enero, 2017 en 23:18 #

      Your cranium must be prtceoting some very valuable brains.

  4. Fernando García Gutiérrez 7 Mayo, 2012 en 18:36 #

    Querido hermano Ilya, ¿ya has olvidado a Konstantino Kavafis y su “Ítaca”? O a Machado:

    Caminante, no hay camino,
    se hace camino al andar.

    Tu español es infinitamente mejor que mi ruso. Y te agradezco mucho el cariño al que respondo con lo mismo. Pásate por la Escuela.

Deja un comentario