Profesores ¡innovad! o “la wifi de mi centro tiene un candado” (2ª parte).

Hace casi cinco años dediqué esta entrada (¿Violencia estructural en las organizaciones educativas?) asombrado de las cortapisas que se le ponen al profesor que hace cosas nuevas por parte de su propio Equipo directivo, cuando no por la propia Inspección, y siempre por una normativa que es absolutamente imposible comparar con la realidad. Kafka redivivo. Aprovecho para saludar al Rey de la web 2.0 educativa, el maestro @gregoriotoribio, que denunciaba desde su blog que “la wifi de mi centro tiene un candado”.descarga

Pero como la vida es cíclica, aunque a veces más parece circular, hete aquí que me hallo en el mismo sitio varios años después.

El Equipo directivo de mi centro me invitó al año pasado a hacer una intervención pedagógica en un claustro de profesores para que yo mostrara cómo desarrollo mis clases. Que nadie piense que esto era un reconocimiento alguno, supe, sé y dije que al Equipo directivo lo que le interesaba era que yo, en realidad, lo que tenía de interesante era que soy el profesor más barato del centro. Cero céntimos anuales en fotocopias, cero euros en libros de texto. No uso.

Los años que estuve diciéndoles a mis compañeros, mayoritariamente de secundaria, que tenían que actualizarse a las tiCs, sirvieron en primer lugar para que yo hiciera también una conversión de la docencia de analógica a virtual (jajajaja). Me da mucha vergüenza decirle a la gente que haga algo que yo no he hecho. Qué le vamos a hacer. Trabajo por medio de una plataforma virtual (Edmodo), donde están todos los materiales y actividades ejercicios, ejemplos, etc., que conforman los contenidos del curso. Los alumnos están en contacto conmigo 365 días al año, 24 horas al día de forma no presionante. A mí se me enciende un botoncito con un número en el móvil o en la tableta y, en algún momento, me apetece mirar quién ha intervenido para decir qué, y entro y contesto, si va conmigo, pues mis alumnos también se relacionan entre ellos en la plataforma.

Evidentemente, si no hago fotocopias, necesitan al menos conectarse a la wifi para coger los materiales durante las horas de clase. ¡¡Está prohibido!!

El Equipo directivo mismo que me pone como ejemplo, me ha avisado varias veces de que está prohibido dar la clave de la wifi al alumnado, única forma de que innove y tiCee.

La última de este episodio es que he recibido una carta con un anexo con instrucciones sobre la wifi hace un par de semanas. He esperado a que se me pasara el cabreo. La carta, que introduce una normativa creada sobre la normativa (reKafka) por el propio equipo, comienza “Por razones de seguridad”, tema en el que insiste varias veces, como si en los sótanos de la escuela estuvieran los fondos del Banco de España. Pero en su punto tercero, el más largo con diferencia dicen:

“c)  No facilitar la nueva clave de conexión WIFI a ninguna persona ajena a la plantilla del centro. Por muy deseable que fuera que nuestros alumnos dispusieran de la clave para trabajar en red, simplemente esa posibilidad no está, ni de lejos, dentro de nuestra disponibilidad. Dar acceso a más usuarios de los estrictamente indispensables (la plantilla) supone un notable empeoramiento instantáneo de la red, beneficia escasamente a quien se da nuevo acceso y perjudica notablemente a quienes realmente deben disponer de conexión con un mínimo de calidad.” images (7)

Lo cual a mí me hace saltar de una alarma a otra alarma mayor. En una Escuela de Idiomas, cuyas metodologías han sido revolucionadas hasta el tuétano por las posibilidades que ofrece la tecnología y por el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, caminamos hacia atrás restringiendo en lugar de facilitando el uso de la wifi, y aún peor, continuamos ad aeternum profundizando en las desigualdades entre personas (profesores/alumnos [a lo mejor es que los alumnos no son totalmente personas strictus sense]). Quiero recordar que uno de mis episodios más vergonzosos en el mundo laboral fue tener que estar luchando tres años con un director para que pusiera papel higiénico en los servicios de alumnos. Así estamos.

Si el alumnado es tratado con la desigualdad que el sistema lo trata, los equipos directivos potencian y el profesorado aprovecha, lo primero que aprenden es que en el mundo hay personas de, al menos, dos clases. Desigualdad y clasismo. Y si alguien se pregunta que por qué saco el Marco, quiero recordar que el Marco comienza afirmando:

“El Consejo [de Europa], asimismo, apoya los métodos de aprendizaje y enseñanza que ayudan tanto a los estudiantes jóvenes como a los adultos a desarrollar las actitudes,los conocimientos y las destrezas necesarias para llegar a ser más independientes a la hora de pensar y actuar y, a la vez, más responsables y participativos en relación con otras personas. De esta forma, el trabajo contribuye a fomentar la ciudadanía democrática.

Una vez establecidas estas metas fundamentales, el Consejo propone a todas las personas que se ocupan de la organización del aprendizaje de idiomas que basen su trabajo en las necesidades, las motivaciones, las características y los recursos de los estudiantes.”  (p. XII). 

Y poco más adelante:

“La segunda cumbre [de Jefes de Estado europeos) se propuso como objetivo educativo prioritario la preparación para la ciudadanía democrática, otorgando así mayor importancia a otro objetivo que se ha tenido en cuenta en proyectos recientes; a saber: Propiciar métodos de enseñanza de lenguas modernas que fortalezcan la independencia de pensamiento, de juicio y de acción, combinados con las destrezas sociales y la responsabilidad
social.” (p. 4). 

Volviendo, por si poco fuera, a la carta de mi querido Equipo directivo, me encuentro los planes de futuro para este tema de la innovación:

“Futuros elementos de seguridad de la red: [negrita en el original] 

En breve el sistema de seguridad se establecerá a través del “filtrado MAC”. Esto evitará acceso a la red wifi de dispositivos no autorizados expresamente. Se os hará llegar información para que podáis localizar la MAC en vuestros dispositivos y la proporcionéis al responsable correspondiente. Cuando este sistema esté implementado no será necesario el uso de contraseñas, ya que el sistema reconocerá automáticamente los dispositivos autorizados a conectarse en la red.

Se establecerá un filtro de contenidos. Si alguien necesita acceso a un determinado sitio web que está siendo filtrado inadecuadamente, que lo comunique al responsable.”images (8)

¿Filtrado MAC para seguridad en una Escuela de Idiomas? Alucino. Y para postre censura. Ya le dije al director que “por encima de mi cadáver”.

Y de fondo, la tremenda tristeza de verme llegar a la jubilación, no sólo comprobando sino padeciendo, la misma (voy a llamarla) torpeza, década tras década. Todos demócratas por decreto desde el 20 de noviembre de 1979, pero aún perdidos por los vericuetos de la más mínima igualdad.

Sobre las peores torpezas de los equipos directivos de centros educativos prometo escribir un decálogo. Una falta de profesionalidad desoladora.

“¡Profesores, innovad!”. Tu padre.

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Una Respuesta a Profesores ¡innovad! o “la wifi de mi centro tiene un candado” (2ª parte).

  1. internetlan 11 Enero, 2015 en 14:36 #

    Hola:

    Desgraciadamente tu experiencia es un ejemplo más de lo que está ocurriendo en los centros educativos. Cuando desde hace unos años se habla del e-learning, mobile learning, etc., los móviles siguen estándo prohibidos en los colegios… y no nos damos cuenta que son una herramienta más (no la única) de aprendizaje de nuestros alumnos.

    Es impresionante lo del filtrado para el profesorado que comentas, yo pensaba que lo mejor era la educación en las tecnologías en vez de la censura… 😉

    Un saludo y me encanta tu blog.

Deja un comentario