El funcionamiento interno de los partidos actuales es inconstitucional.

Falta prácticamente un mes para que volvamos a festejar la fiesta de la democracia por excelencia, unas Elecciones Generales. Y qué pena que suene a cachondeo.

El panorama es que la persona que todo el mundo cree que va a gobernar, tiene menos crédito popular que el presidente saliente, que ya es decir. El partido que va a ganar, supuestamente, comienza con un aperitivo de ataque frontal a la Escuela Pública y no pasa nada. Sí, son del mismo partido que hace unos meses contemplaron cómo su Tesorero Gral. se veía involucrado en variados casos de corrupción relacionados con la llamada “trama Gurtell”. Y no pasa nada. Quienes supuestamente defienden el estado social o estado del bienestar llevan un par de años destrozándolo, y no pasa nada. Cargándose derechos de mucha tradición, incluyendo laborales, y cambiándolos, nueva progresía postmoderna, por nuevos derechos que, en principio, no discuto, pero son minoritarios. Es un intercambio perverso. Y no pasa nada.

Hasta el 15-M: Una bocanada de honestidad. “Majestad: el Rey está DESNUDO”. En harapos, sin sentido, … la democracia que habéis construido no nos gusta, y somos el pueblo. 75% casi de apoyo popular, no lo olvides.

El artículo 6 de nuestra Constitución dice literalmente:

Artículo 6: Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.

Empecemos. “Los partidos políticos [actuales] expresan el pluralismo político” no es verdad. No estamos todos representados ni de coña, eso es precisamente el 15-M. “Concurren …”, esto es demasiado abstracto, pero “son instrumento fundamental para la participación política”, es de risa. ¿Participación? ¿En la democracia española? ¿Llaman ustedes participar al voto de una papeleta cautiva cada cuatro años? Viven en el siglo XIX, y la sociedad en el XXI. No sólo no hay participación, es que no hay siquiera representatividad real.

Seguimos: “Su creación y … son libres” hasta ahora. Ya son menos libres. Han aprobado una ley para continuar atrincherándose en el poder que es, precisamente, el polo opuesto de lo que los ciudadanos quieren.

Y llegamos, sin duda, al pasaje estrella: “Su funcionamiento y estructura interna deberán ser democráticos”. Con lo que me gusta largar, es triste tener que callarme porque, en realidad, no hay nada que demostrar, la realidad canta sola.

En realidad, de hecho, es ahora cuando se está asistiendo, privadamente, a la fiesta de la democracia. Son las estructuras internas de los partidos, unos cuantos y cuantas, que lo cocinan a su conveniencia colocando en las listas, intocables para el ciudadano, a quienes a ese grupúsculo de poderosos les interesa. Esta designación (dedazo) es de verdad el manejo del poder. Luego los ciudadanos votan esas listas intocables. Me dicen, me comentan, se rumorea que, a esos niveles, espadas, cuchillos y hasta hachas pueden verse volar. Muy democrático todo.

Al parecer hubo un presidente del gobierno en España que ganó unas primarias, pero pronto se les curó ese peligroso sarampión. Qué miedo le tienen a la libertad. No creen en el pueblo, en los ciudadanos-as.

Exijamos que se cumpla el imperativo constitucional del funcionamiento interno democrático de los partidos. Ya está bien.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario