El espíritu crítico

Revisando las Finalidades Educativas de mi centro educativo veo que en la LOGSE, desglosando los principios para toda práctica educativa dice, entre otras valiosas cosas, que hay que fomentar “el desarrollo de las capacidades creativas y el espíritu crítico.

No sé por qué “espíritu” y no capacidades críticas. Pero supongo que se pretende arraigarlo más profundo aún en la persona. Y bueno, esto es una bomba de relojería.

Para educar en las capacidades críticas hoy, hay que ir con pies de plomo so pena de convertir a los educandos en seres antisociales y amargados, porque la crítica hoy no la quiere oír nadie. Y quienes menos, aquellos que ostentan puestos de responsabilidad y toma de decisiones.

A una persona con capacidad de crítica social le cabe la sociedad en la cabeza. Estas personas tan capaces se deben meter sus críticas en el hígado (donde, por cierto, pueden degenerar en tumor), pues no hay absolutamente ningún canal noviolento, o que no pase por generar conflictos, en las estructuras administrativas de nuestra democracia.

Efectivamente, sin rebeldes, sin críticos honestos, no habríamos salido nunca de las cavernas. Pero sus vidas suelen ser un largo rosario plagado de frustración y espinas.

Otro poquito de hipocresía social: la distancia de lo que decimos a lo que hacemos, e incluso de lo que hacemos a lo que decimos que hacemos.

¿Cuándo, además de valorar si los alumnos escriben bien, vamos a valorar cómo se están desarrollando los principios y finalidades generales del sistema educativo, tales como: La formación para la paz, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos; la preparación para participar activamente en la vida social y cultural o la formación en el respeto de la pluralidad lingüística y cultural de España, por poner algún ejemplo.

Uno de los frutos del árbol del incorformismo de los 70 que más me llenó siempre fue la cultura de la autocrítica de la izquierda. ¿Dónde se quedó?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Una Respuesta a El espíritu crítico

  1. Hayar 22 Octubre, 2006 en 17:56 #

    El espiritu crítico, siempre tiene que
    atreverse a cuestionar lo que no es y ser capaz de aportar nuevas propuestas creativas.

    A mi me gustaría cuestionar los métodos educativos caducados en esta sociedad moderna del siglo xxi.

    No fomentan la investigación y el ser personas autodidactas en la busqueda del conocimiento, una evolución sería utilizar más los medios informáticos e interactivos para el aprendizaje, y los libros de texto ya están un poco obsoletos, con lo que se gasta cada año en comprar libros por niño una familia, casi 600 euros, se podría comprar cada uno un ordenador portatil, y hacer clases mucho mas dinámicas e interactivas, en la búsqueda y contrastación de información.
    Las clases de historía con películas y juegos virtuales y así otras materias.

    También resaltar la aportación de Ken Wilber en su “instituto integral y su esfuerzo por cambiar los métodos educativos en EEUU”

Deja un comentario