Algunos errores usuales en los Equipos Directivos prevalecientes.

Por respeto a algunos directores y directoras impecables que he encontrado en la red, no he querido sacar antes este tema ineludible. Porque sus esfuerzos particulares, me parece, no tienen nada que ver con los generales. 

Pongamos ejemplos. 

El primero es, por peso propio, el más del 65% de directores-as nombrados a dedo por la Administración, léase la Inspección. Es de facto la perversión del sistema, construido para un funcionamiento democrático que nunca se ha producido. Y en el que los encargados de ponerlo en funcionamiento (la inspección) manifiestamente no creen. La gente sensata no quiere coger la dirección. 

Coger la dirección por necesidades económicas. Esto es insufrible. Reniego de describirlo por vergüenza ajena. Las prioridades: permanecer en el cargo a toda costa no es un princio de funcionamiento admisible en la educación pública, o no debería serlo. 

El principio de justicia a aplicar es “todos iguales”, café para todos. Es tremendo. 

La forma de llamar la atención a quien no curra es una llamada de atención general (que cubre nuestro culo) y hace que: los profes que trabajan en serio, se tomen en serio una llamada de atención que está dirigida a quien nunca se lo tomará en serio. Dislocante. 

Y, aunque me dé vergüenza, todavía hay montones de nuevos cargos de los de “si quieres conocer a Pepillo, dale un carguillo”. Y cuando esta gente, hijos de España, funciona por defecto, sale un franquito. ¿A alguien le extraña? 

Posiblemente la peor de todas es su incapacidad “política” para decir a la cara, algo imprescindible, lo que se está haciendo bien y mal, dando a entender que todo es igualmente correcto. 

Eternizarse en los cargos “contentando a todos” No comment. Para vomitar. 

Y si hay foro, continuaré más adelante. Pero innovar en este contexto (versión incompleta) es morir. Innovación es cambio, riesgo, … Y si hay éxito, envidias y zancadillas. 

¿Qué dices que dice la inspección? 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Sin comentarios todavía.

Deja un comentario