Regreso al aula, de la que nunca debí salir.

Como yo sé que esto son cariñosas expectativas, guardé el twit y, por supuesto, lo contesto.

A pesar de los pesares, tengo un montón de dudas. No me desesperan porque ya comprendí que la duda es el origen del mejor conocimiento, pero como a todo quisqui me intranquiliza. Me mantiene a la expectativa, los miedos siempre están presentes también. Entro siempre al aula sabiendo que hay 30 personas que quieren algo de mí, que lo esperan. Y temo defraudarlas. Igual que cuando empecé. Pero esa inquietud me ayuda y obliga a superarme.

Ya sé más o menos qué tipo de alumnado voy a tener. En efecto, como me temía, la presencia de bastantes alumnos procedentes de países empobrecidos o de gran distancia cultural, me va a complicar el proceso de integración plena de las tiCs en clase. Por supuesto ordenadores para Escuelas de Idiomas no hay. Lo entiendo. Estoy pensando algún acuerdo con algún centro GuadalInfo, o biblioteca pública con ordenadores, en fin, vamos a ver.

En el aula tengo un proyector y reproductores de medios con una pantalla. Suficiente para que intente trabajar todo el tiempo, al menos yo, con un ordenador y abandone ya (era hora) la muy amada pizarra y la muy querida tiza, son parte de una historia preciosa, la de las sociedades por ser mejores por su educación, pero es hora de otra cosa.

Tengo en la cabeza un curso para crear en la red, pero es a largo plazo y si fuera una empresa colectiva. Lo esencial en la enseñanza de lenguas es la comunicación. La comunicación se establece entre personas y cuando lo hacen, lo que dicen tiene una función, las microfunciones comunicativas del tipo: saludar, describirse, solicitar …, pues ejemplos concretos tomados de trozos de películas, o creadas exprofeso, de esas microfunciones, ordenadas, deberían ser el mejor material accesible ahora en web. Por ejemplo: saludarse y varios vídeos en situaciones contextuales concretas con personas que se saludan en español. Y así para cada microfunción. He buscado pero no hay algo así.

He preparado un blog de aula para mi alumnado, aunque es posible que empiece con otra experiencia más amplia, aún no lo tengo definido. Lo que tengo más claro es que con el alumnado que pueda trabajar con las tics voy directamente a que se hagan su PLE. No importa que ni yo tenga el mío completamente definido (si eso pasa), esto es un proceso y es evidente que tener un entorno de aprendizaje planificado, coherente (auto-coherente), … es un lujo para el aprendizaje y el crecimiento personal.

Quiero usar el blog para reflexionar con ellos sobre aprendizaje, para que aporten lo que aprenden y por qué. Y está abierto a que lo que quieran aportar sea absolutamente propio, pero en la lengua meta. Y yo les corregiré, o no, porque algunos errores son más valiosos que muchos aciertos.

Estoy organizando un entorno de materiales para mi uso como profe, no es público, está fuera de los buscadores, pero tampoco es ningún secreto. Pero es un lugar donde voy probando cosas y no todo lo puedo compartir. El arroz se saca más o menos en su punto.

Por lo demás, amigo, no te esperes ya que vuelva a meterle mano a un molino, porque llevo la espalda sobrecargada y no es metafórico. Justo ahora que aparecéis un grupo y puedo empezar a pensar en hacer cosas colectivamente, puesto que las empresas individuales en educación han finiquitado, no pueden tener éxito, pero … vamos a ir viendo. Necesito acostumbrarme a la vida de los batracios. No veo, no juzgo, no pienso, … porque ya, por la edad, no gestiono el estrés, y no es broma.

Cambiar cosas requiere siempre decirle a alguien que algunas cosas deben ser cambiadas. Eso es un atrevimiento en el mundo educativo casi imperdonable. Se paga caro. Hay que ver hasta dónde llegan los caudales. No sé si sabes, por cierto, que hace ya 7 años tomé prestada la dirección de una Escuela de Idiomas, con un proyecto público y discutido basado en el Marco Común y el Portfolio Europeo, y me tuve que marchar al tercer año. El profesor batracio sabe que conspirando, haciendo guerritas de poder, levantando la voz y enfollonando el ambiente en cada claustro, por ejemplo, ya no hay forma humana de poner nada en marcha colectivamente. Ya he dicho lo que pienso del trabajo individual o colectivo hoy en los centros varias veces. Si no es una empresa colectiva ya no vale la pena.  Y otras batallitas del abuelo cebolleta.

Por lo demás, tengo un aula con su tarimita y su canesú. Para mí es fundamental tener una tarima, bueno yo pedí un púlpito, pero en su defecto … Y el primer día teníamos 30 plazas y vinieron 200.

Ya conté en otra entrada lo que hago siempre, y voy a seguir haciendo, a principio de curso.

Vivo como un privilegio contar con tu amistad y tu brillante trabajo.

_____________

Actualización (22-09-2010): La imagen del batracio viene de la canción de Serratr «La rana y el príncipe», que precisamente he usado mucho siempre en clase, sobre todo quitando el final para que lo reescriban los alumnos. El verso «no se adapta a la vida de los batracios» me llena de ternura. Os lo dejo porque es preciosa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 Responses

  1. Juanma 21 septiembre, 2010 at 15:07 | | Reply

    Hola Fernando. Me encanta la idea que expones de crear un curso en red con el objetivo, entre otros, de ejemplificar funciones. Mi idea es la misma pero en inglés. Para tal fin, estoy adaptando Moodle con fines comunicativos. La tarea es apasionante. La estoy «tuneando» para convertirla en un lugar de creación de materiales por parte del alumnado de idiomas; ya sabes, como dijo Néstor Alonso: “la editorial somos nosotros”. Yo iría un paso más allá: la editorial es el alumnado (en tono jocoso la defino como Students’ Publishing House). Ese tuneo va a permitir al alumnos grabar su voz, crear sus propios objetos de aprendizaje, su propio eportfoliio, evaluar mediante rúbricas las diferentes tareas y algunas otras funciones más. Ni que decir tiene, que quedo a tu disposición para cualquier tipo de experimentación que quieras o necesites hacer.

  2. Juan Rafael 21 septiembre, 2010 at 16:14 | | Reply

    Batracios o no, aquí hay otros ojos que seguirán mirando lo que haces. Quizás te acompañen.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.