La asignatura: Lengua castellana y literatura. Felipe Zayas.

Por circunstancias de la vida soy profesor de ELE (Español como Lengua Extranjera). Comencé a dar clases en 1980 en los Cursos para Extranjeros de la Universidad de Málaga. La noche antes de mi primera clase me estudiaba el manual de Gramática de Gili Gaya, único en el que había unas líneas sobre el problema del uso de ser y estar para los extranjeros.

Al día siguiente, lo recuerdo a cámara lenta, cuando tenía a más de veinte personas delante, todas mirándome, … tardé poco en preguntarme: ¿pero estas personas qué esperan de mí? Osea que tuve la suerte de tardar media hora en descubrir la pedagogía. Durante el curso, y subsecuentes, lo comprobé además porque se me llenaban las aulas con alumnado de otros niveles que huían de los profesores de la Uni que se dedicaban a explicar gramática en las clases. Yo no porque la respuesta a la pregunta esa que menciono no fue “que les explique gramática” sino “que les ayude a usar la lengua española lo mejor posible”.

Enseñando pues la lengua castellana con fines comunicativos, centrado en que el alumnado trabaje la lengua para usarla, no para “saberla”, y con el paso de los años, me di cuenta de que mis alumnos de otros países llegaban a tener un dominio de uso en el último curso (5º) superior al de un alumno español de COU.  Lo puedo demostrar. Cuando, además, pasé por la experiencia de mis hijas aprendiendo lo reconfirmé.  Y es que, otrosí, estoy felizmente casado con una profesora de esta asignatura, es decir, como L1 o lengua materna, y la cosa ha dado juego durante largos años de comentarios.

Hace muchos años que veo claramente que “si los alumnos españoles de lengua hicieran algunos de los ejercicios que hacemos en L2 aprenderían más la lengua”. Es decir, si el profesorado de L1 tuviera la amabilidad de echar un ojo a la más reciente, y a la no tan reciente, bibliografía sobre lingüística aplicada se darían cuenta que los estudios estructurales fueron abandonados tras Chomsky, y que después llegaron, la semántica, la sociolingüística, la psicolingüística, la pragmática y la lingüística del texto, y con ellos la entrada en el “habla” que tanto aterraba a los estructuralistas.

Nuestro alumnado necesita el uso de su lengua materna para conocerse a sí mismos, la lengua conforma el pensamiento y la interconexión neuronal en el cerebro, para interactuar con el mundo, para abrirse puertas en la sociedad, para crecer como personas, … y para eso no necesitan saber que las subordinadas adverbiales pueden llevar subjuntivo, si no estar a la altura como personas del nivel de lengua que es consustancial a los distintos entornos sociales, sobre todo los de su propio interés.

Durante los años que he pasado en la formación de profesorado este tema ha sido para mí obsesivo. El dominio de su propia lengua materna a los máximos niveles posibles no puede ser una asignatura más como sociales, o matemáticas, porque con la lengua uno construye su propia vida y todas las demás asignaturas. Al primer curso que preparé, para mi meta de ayudar al profesorado de Lengua a virar a enfoques comunicativos y de uso de la lengua, invité a un profesor de Valencia que, investigando y buscando con lupa, había encontrado y que tenía enfoques muy muy cercanos a los que yo andaba buscando: Felipe Zayas.

Contacté con él por e-mail y me dijo que las fechas y horas que le señalaba eran de horario lectivo para él y que no dejaba a sus alumnos para hacer cursos. Su respuesta me gustó tanto que, a pesar del chafe, lo seguí admirando, o lo admiré más. Admiración y respeto que han aumentado exponencialmente al poder tener la oportunidad de sentirlo ahora como amigo, sobre todo gracias a Twitter y la red. Sin duda para mí es otra de esas personas imprescindibles que he encontrado en Internet.

Actualmente trabaja en la Universidad de Valencia y colabora muy activamente en Leer.es del Ministerio de Educación, que junto a su blog, son de las mejores páginas de Lengua castellana de la red por su adecuado enfoque pedagógico. Cito aquí otros muy buenos como el de Lourdes Domenech, el de Antonio Solano, el de Blogge@ndo, o el de Silvia González, afortunadísmiamente la cosa va creciendo.

Conocer a Felipe, además, ha sido muy liberador porque los profes de L1 no me han dejado nunca opinar sobre sus clases ya que yo soy de L2, y aquí hay clases ¿sabes? Esto es como lo de las brujas en Galicia, haylas. “Es que tus alumnos están motivados, son adultos, y no es igual”. Ya. Balones fuera. Así que esta vez no hay excusa. Felipe es un profe de instituto de toda la vida de castellano como lengua materna, y piensa igua. Así que descargué en él la responsabilidad (“que lo haga Felipe”) y me escapé de ella pues me ha dado muuu malos ratos.

Aunque la cosa va creciendo, lentamente, me refiero al cambio metodológico imprescindible, ineludible, de las clases de Lengua Castellana y Literatura, precisamente el último post del blog de Felipe se titula: El giro copernicano en la enseñanza de la lengua y en el que vierte sensaciones que he tenido tan vívidas que me ha conmovido.

Felipe recoge en 7 puntos ese giro:

  • El centro del sistema planetario no puede ser el análisis de la lengua, sino su uso.
  • No los textos que sólo existen en la escuela, sino los textos propios de los diversos ámbitos sociales.
  • No la descripción de los enunciados, sino su manipulación (añadir, quitar, mover, sustituir…).
  • No etiquetar formas lingüísticas, sino jugar con ellas y observar los efectos que producen los cambios.
  • No hacer que los alumnos repitan conocimientos gramaticales dogmáticamente expuestos en los libros de texto (en Twitter, #librosdetesto), sino guiarlos en la investigación e inferencia de regularidades.
  • No las formas, sino los significados (para los que las formas son necesarias).
  • No las técnicas descontextualizadas, sino las estrategias.

Como dice Felipe: “tan de sentido común, que produce sonrojo.”

Gracias por tu trabajo y tu compromiso. ¡¡Seguimos!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

24 Respuestas a La asignatura: Lengua castellana y literatura. Felipe Zayas.


  1. Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function ereg() in /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php:64 Stack trace: #0 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php(19): the_commenter_link() #1 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-walker-comment.php(180): custom_comment(Object(WP_Comment), Array, 1) #2 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-wp-walker.php(146): Walker_Comment->start_el('', Object(WP_Comment), 1, Array) #3 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-walker-comment.php(140): Walker->display_element(Object(WP_Comment), Array, '5', 0, Array, '') #4 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/class-wp-walker.php(371): Walker_Comment->display_element(Object(WP_Comment), Array, '5', 0, Array, '') #5 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-includes/comment-template.php(2094): Walker->paged_walk(Array, '5', 0, 0, Array) #6 /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/co in /homepages/14/d321998377/htdocs/wp-content/themes/Canvas/canvas/includes/theme-comments.php on line 64