El profe retoma su trabajo. ¡Más gramática!

Estoy apañando este sitio, con la ayuda inestimable de Dani González, y dándole el giro que toma ahora mi trabajo, uniéndolo más a mi actividad de profesor. He abierto una nueva categoría con el título "El profe" en la que iré relatando mis reflexiones sobre el trabajo del aula en un sentido amplio.

Por ejemplo, tomándomelo con tiempo, ando reflexionando qué hacer con el llamado libro de texto, aunque en la enseñanza de segundas lenguas el desenfoque de los manualillos no suelen ser tan trascendentes como en otras materias. Aquí es muy difícil que te marquen el camino a recorrer en el aula, a poco que estés metodológicamente actualizadito.

El otro día, me fui a una librería especializada del centro de mi ciudad, y fui a ver qué manuales tenían, sobre todo cosas nuevas, pues no obstante son casi 10 años un poco desconectado. ¿Y qué me encuentro?


Gramática, gramática y más gramática. ¡¡Qué horror!! No me lo puedo creer. Incluso los que pone "USO" en letras grandes, es "Uso de la gramática española". Vaya tela. No avanzamos ni para atrás, bueno, quizás sí para atrás.

La gramática es una convención, una aproximación, una especulación … sobre la estructura de la lengua. Pero por supuesto es posterior a ésta, y pretender que la gramática dicte qué está bien y qué no, es una perversión sin sentido. El conocimiento y la resolución correcta a ejercicios gramaticales ayudan poquísimo si algo, a aprender a hablar, usar, una lengua. Centrar la docencia y el proceso de aprendizaje en eso es un disparate monumental.

Una lengua debe tener como única meta su mejor dominio posible en el uso, en la comunicación real. La pregunta correcta sería: ¿de qué me sirve a mí saber la lista de los phrasal verbs o el pluscuamperfecto de subjuntivo si lo que quiero es un bocadillo de jamón y una cerveza?

La pretensión del profesorado que, voluntaria o involuntariamente, sostiene el status quo de que aprender una lengua es conocer términos gramaticales descontextualizados para repetirlos en un examen, están colaborando a un ancestral vicio corporativo, convertir la metalengua en el objeto de propiedad, culto y poder de la corporación. El caso más visible es el judicial. 

Pero un profesor o profesora no necesita seguramente plantearse el aula como un espacio donde necesitar el poder (todas las repuestas). Pocas veces hay algo más motivador para un buen alumno que el hecho de que el profesor-a responda con un "no lo sé" a una pregunta para buscar respuestas. No hay que tener todas las respuestas.

Más bien, no hay que tener ningura respuesta, hay que ayudar a trazar al alumno-a su propio camino hasta la respuesta.

Aunque la lingüística naciera del estudio de las lenguas muertas, va siendo hora de salir de ahí y pasar a las vivas ¿no? Ya está bien.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 Responses

  1. Felipe Zayas 22 julio, 2010 at 10:23 | | Reply

    Comparto todo lo que dices. Así están las cosas: quítale a un profesor de lengua los contenidos de gramática y le parecerá que se queda sin asignatura. El uso: ¿cómo se enseña el uso?

  2. Maite 23 julio, 2010 at 10:33 | | Reply

    Los profes que estamos en esto de la enseñanza de las lenguas, deberíamos saber que no hay otra forma de aprender a leer que leyendo, que se aprende a escribir escribiendo y a hablar, hablando, también hay que saber escuchar, como alumno y como profesor. A mí me viene bien tener unos esquemas claros de objetivos, y no programar actividades más allá de tres o cuatro sesiones, los alumnos marcan y la comunicación es la que guía. La riqueza de recursos, conocimientos y creatividad del profe es lo que dará calidad al proceso. No existe ningún manual adaptable, tan sólo pueden ofrecernos alguna sugerencia puntual de actividad o ejercicios de afianzamiento en algún caso.
    Como bien dices, las lenguas están vivas y hay que vivirlas y avivarlas.

  3. Olga Saur 23 julio, 2010 at 22:43 | | Reply

    Estoy muy de acuerdo con Maite….Cuando yo doy clases de conversación a nivel superior normalmente preparo uno o varios temas  pero son los alumnos los que hacen la clase. A veces se salen de la pauta pero entonces la clase se convierte en una actividad más allá de lo planeado. Una vez tuvimos un tema muy interesante sobre el "Chupacabras"…otra vez sobre los OVNIS..y así
    A Nivel A1-A2 las clases tienen que ser  muy divertidas pero normalmente no se salen de los esquemas del profesor

  4. Mila Solà Marqués 25 julio, 2010 at 0:27 | | Reply

    Es cierto Felipe y comentaristas:  la lengua tiene vida, es comunicación e interacción profesor-alumno-sociedad. Hay que intentar convencer a nuestro alumnado de que sea el protagonista e investigador  de su proceso de aprendizaje -lo que yo llamo la responsabilidad curricular compartida- Y en cuanto a los miles de materiales en soporte papel o digital -da igual- son sólo herramientas y por tanto habría que seleccionar las adecuadas para cada área, contenido o grupo de alumnos que las tienen que utilizar -yo también les pregunto y valoro sus propuestas-. Un buen post reflexivo. Saludos cordiales a tod@s, Mila.

  5. […] This post was mentioned on Twitter by Francesc Llorens and Carme Durán, Carme Bové. Carme Bové said: Comparteixo les reflexions @fergar9 "¡Más gramática!" En mi nuevo blog. http://bit.ly/cEs4Uk Se admiten sugerencias. […]

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.