El principal problema de la educación pública en España.

Me acuerdo que después del EABE 2010, cuántas cosas buenas pasaron, estuvimos muchos asistentes reflexionando a través de comentarios y críticas sobre lo que había en las alforjas tras el evento. Yo todavía estoy inventariando. Por ejemplo, me parece que desde entonces sólo he escrito en el blog de educación, y he abandonado las otras temáticas. Y no lo he decidido, ha salido así.

Pero esto me ronda la cabeza hace mucho tiempo. Es una de esas que ves un problema grave y nadie habla del tema, y uno se queda dándole a la olla: ¿será que nadie lo ve? ¿no lo quiere ver? ¿o que da igual?

Me parece que en el ámbito educativo yo soy muy crítico, con quien más, conmigo mismo y con mis compañeros-as profesores-as. ¿Que por qué? Porque nosotros no tenemos absolutamente ninguna justificación para hacerlo mal porque cobramos un sueldo para hacerlo bien. Los padres, la sociedad, los políticos y la administración quizás no ayuden, pero nada justifica que se haga un mal trabajo de aula, porque recibes un sueldo para que eso no ocurra. Todos los meses.

Después es verdad que le doy fuerte a la Administración educativa, pero tengo mis razones y puedo exponerlas y discutirlas públicamente donde haga falta. De hecho la memoria del Gabinete de Cultura de Paz del año que estuve en la Delegación Provincial de Educación de Málaga contiene 167 folios de crítica, allí se quedó, y luego, 7 años después, todavía vinieron a cortarme el cuello cuando me presenté a Asesor de Formación del Centro del Profesorado de Marbella-Coín. Fundamentalmente el problema es que no entiendo que se den todos los puestos de toma de decisiones en sitios clave del servicio educativo por razones no técnicas, tampoco puedo llamarlas políticas, es colegueo y favoritismo de partido o sindicato. Es muy fuerte.

Pero a pesar de todo, el mundo es ancho, y no me puedo dejar engañar. Cuando pienso en lo que está pasando con la educación pública en la comunidad de Madrid, o en la de Valencia se me ponen lo pelos de punta de verdad. Ahí sí que hay peligro del gordo. Dos comunidades gobernadas por el partido político que más probabilidades tiene de gobernar en España salvo el que gobierna. Eso sí que es peligroso, si como vemos, el Partido Popular no está comprometido con la educación pública.

Como bien apunta Jordi Adell en su último post, en Galicia, también gobernada por el mismo partido, se han desmarcado de las políticas antiescuela pública tan manifiestas en las otras comunidades mencionadas. Sólo dos ejemplos de lo que digo: en Valencia fue donde dijeron que no se entregaban ordenadores a los chiquillos porque era malo para la vista. Si un Consejero de Educación puede sin problema alguno situarse en la sinrazón y el acientifismo y la imbecilidad común, y no pasa nada … Bueno, sí que pasa, los alumnos y alumnas se quedan sin aprovechar la herramienta más maravillosa para la comunicación y para compartir que se haya inventado nunca, armas educativas de primer orden en la pedagogía moderna.

La propia Presidenta fue la lustrosa autora del detalle a mencionar con respecto a Madrid. Cuando saltó otra de esas empujadas que les da a la prensa de vez en cuando, sobre la falta de autoridad del profesor en las aulas de hoy, dijo que iba a instalar tarimas en todos los colegios para apoyar la autoridad de los docentes. No puedo evitar reirme cada vez que me acuerdo, pero yo creo que no lo dijo de broma. De verdad nos toman por imbéciles comunes.

En Galicia han aceptado los ordenadores y están haciendo sus pruebas, y no como las otras Autonomías mencionadas que se han marchado, sin pagar precio político alguno, a la sinrazón y la estupidez vulgar. Lo que conforma una cierta esperanza sobre que, efectivamente, en ese partido no haya una estrategia única sobre educación, que es una forma de decir que no tienen política educativa alguna.

Aula de Antonio Machado en el Instituto de Baeza. (Fotografía de F. Catalá Roca)

Pero mejor recordar que estuvo a punto de ponerse en marcha, se puso y se derogó de hecho, una Ley llamada de Calidad en la Educación que ponía los pelos de punta. Lo de los itinerarios era la peor idea que yo he oído en educación en el siglo XX y XXI. Estructuralmente en la vida de los centros suponía la parcelación de buenos y malos, la sectarización por tanto, y la violencia estructural, promovida por la estructura misma digo. Aunque me aclararon en algún momento que para evitar eso, iban a “especializar” los centros. Eran cuatro itinerarios. ¿Te quieres imaginar un centro del grupo 4? Promoviendo desde la estructura la guetización, la desestructuración social, el clasismo puro y duro.

Creo, y no sé cómo, que la gente comprometida con la educación pública como elemento de justicia social, de equilibrador de los desequilibrios, como el innegable derecho humano a la educación, debería promover un referendum para comprometer a todos los partidos políticos con la educación pública. Sé de buena tinta que la intención de los negociadores del PSOE en el frustrado Pacto por la Educación también tenía esta sana intención en las entrañas. Y es de agradecer.

Estoy seguro que más del 60 % de la población española (y creo ser humilde en la cifra) está comprometida, cree en la educación pública como un servicio social ineludible en un Estado moderno. Si la falta total de garantías para que el ascenso que se produce en los partidos hasta el poder interno, tenga un mínimo control público, y los bandazos internos permitan que parte de un partido, la más extrema, coja el poder y se cargue logros históricos de nuestros pueblos como el de una educación pública para todos, el pueblo debe obligarles a comprometerse.

No jueguen con la educación, y por tanto, con la capacidad más segura de crecimiento humano de su país, desde el propio gobierno del país, ¡hombre! ¡Ya está bien!

____________

Actualización: Gracias, profe.

Y el golpe de pedal que le dio a mi blog:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , ,

20 Respuestas a El principal problema de la educación pública en España.

  1. Estrella 25 Septiembre, 2010 en 9:04 #

    Respaldo todas tus palabras, no puedo estar más de acuerdo. Gracias por poner mis pensamientos sobre el papel, “virtual” pero papel.

    • Fernando García Gutiérrez 25 Septiembre, 2010 en 18:52 #

      Gracias a ti, por tu comentario y respaldo. Son de esas cosas que aunque ya más que intuir, sabemos, es más sano hablarlo, decirlo y, si es posible, cambiarlo. Un abrazo.

  2. Carmenca 25 Septiembre, 2010 en 17:58 #

    Yo creo que estamos, agotados y resignados con lo que está pasando.
    Yo creo que en el fondo de esta aparente dejadez subyace la pérdida de fe en los políticos, la seguridad casi total de que sería imposible encontrar uno honesto, la completa certeza de que las grandes potencias económicas hacen lo que les da la gana con los paises, las economías y el medio ambiente.
    A pesar de que seguimos votando (y que no nos lo quiten) la mayoría de las personas no creen que realmente exista una democrácia.
    La justicia no es justa, la educación no es igual para todos, el derecho al trabajo o a la vivienda es una autentica mentira…,
    En fin compañero que solo nos queda seguir “predicando con el ejemplo”, hacer “de a poquito” lo que podamos y patalear, eso sí, patalear mucho.

    • Rusty 2 Enero, 2017 en 21:42 #

      I think I have two favorties that are related: My microplane. I freaking love this thing: PERFECT for zesting fruit and for firgienat-ng cheese and fresh nutmeg, cinnamon or chocolate.I also love my commercial sized kitchen aid mixer. I don’t know how I lived without it.

  3. Fernando García Gutiérrez 25 Septiembre, 2010 en 18:58 #

    Gracias Carmen por tu comentario. Evidentemente cuando hablas en plural yo me siento absolutamente dentro de todo lo que dices. Lo que pasa es que no me resigno, de verdad, a que en menos de una generación se nos haya degradado la democracia hasta este grado, y la ciudadanía no haya encontrado, buscado, forma de poner orden en esos desmanes.

    Como comentaba esta mañana Jordi Adell: Un despotismo ilustrado, o mejor, “lustrados” y en su comunidad “enchaquetados”. Todo por el pueblo pero sin el pueblo ¿de nuevo? son tres siglos de retraso. Tenemos que encontrar la forma de abrir cauces de participación, hay que profundizar en la democracia y si los partidos no lo hacen, habrá que organizarse de nuevo de otra forma, ahora hay muchas y fáciles, de dejar de hacer como que no sabemos lo que sabemos los políticos de lo que piensan sus ciudadanos y viceversa. Es tremendo.
    Seguimos, compa.

  4. Nicolas 27 Septiembre, 2010 en 20:41 #

    Los padres no podemos ceñirnos a incorporar a nuestros hijos al sistema educativo. Hay una responsabilidad formativa en el hogar, donde debemos monitorizarlos. A este respecto, existe una web que conjuga lo lúdico con lo didáctico de encomiable forma. Se llama Aula 365 y es una estupenda manera de coadyuvar en la educación de nuestros hijos de manera entretenida. Viene con el adsl de Movistar e incluye un profesor virtual que contesta dudas en un entorno desenfadado. Todas las materias que se acogen al plan de estudios escolar español están presentes en Aula 365 y se pueden consultar a través de contenidos por temas o haciendo preguntas directamente desde un formulario que ofrece las respuestas y explicación. Lo recomiendo.

  5. Fernando García Gutiérrez 28 Septiembre, 2010 en 4:54 #

    Gracias Nicolás por la reflexión y la recomendación. Es otro temita. La familia, y su inserción en la vida escolar, ineludible, inevitable, si se quiere que haya una mínima coherencia entre el discurso educativo del centro (si lo hay, el discurso, digo), con el de la familia, y convertir la educación en una tarea común y compartida.

    Pero a educar, y muchísimas de las tareas de aula que yo emprendo como profesor, están tamizadas por lo que aprendí sobre el aprendizaje como padre. Qué funciona y qué no, cuáles son las correctas actitudes y otros temas esenciales y previos.

    Un cordial saludo.

  6. miguel__rosa 3 Octubre, 2010 en 19:23 #

    Lo dices bien claro y no hay más: Sin educación no hay futuro ni esperanzas de desarrollo de un país. Un abrazo muy fuerte Fernando.

  7. Juan Carlos Guerra 3 Octubre, 2010 en 19:58 #

    El principal problema de la educación en este país es la fotografía, es decir, aquello que sale en la foto se hace, y lo que queda fuera se ignora. Precisamente acabo de leer un post de @jochimet dónde pide a los políticos menos hiperactividad y más reflexión. El problema es que la reflexión parece perder terreno frente a la pose.
    Gran post Fernando. Un abrazo.

  8. Gregorio Toribio 3 Octubre, 2010 en 20:06 #

    Hay muchas sinrazones y tratos injustos que sufrimos quienes amamos la educación. Yo he tirado la toalla y ya no lloro por lo que carezco sino que disfruto por lo poco que tengo.

  9. José L. Castillo 3 Octubre, 2010 en 20:13 #

    Muy, muy, muy, muy bien….!!!!

    Muy bien dicho (y, de paso, muy bien escrito). Hay que traer a la memoria lo que se hizo, no tanto lo que se dijo. Y tu post lo hace.

    ¡¡¡Felicidades!!!

  10. Fernando García Gutiérrez 3 Octubre, 2010 en 20:21 #

    Uy, muchísimas gracias por las intervenciones, Miguel Rosa, Juan Carlos, Gregorio, José Luis. Yo tampoco lloro, pero me parece que no es muy inteligente cerrar los ojos a las cosas cuando se hacen mal.

    Lo que me preocupa es por ejemplo, por qué no somos capaces de plantearnos que hoy en día, con la web 2.0 no debe ser tan difícil conseguir 500.000 firmas que es lo que todavía la ley pide para ejercer el derecho de participación popular y presentar una proposición de ley en el Parlamento. No podemos quedarnos de brazos cruzados. Nos jugamos mucho, demasiado.

    Gracias otra vez, esta es vuestra casa.

  11. 7seashell (Hermi) 3 Octubre, 2010 en 21:43 #

    Como me dijiste en un comentario a una entrada de mi blog, tú tampoco te callas!! Y haces muy, pero que muy bien, porque es justo el empujoncito que algun@s necesitamos para mover las piezas. Aunque, como en una partida de ajedrez, hay que estudiar bien las jugadas.
    Pues si, en la Comunidad Valenciana estamos en jaque mate, pero yo, auque ni se me da bien el ajedrez, ni la política, no me pienso quedar parada esperando a que alguien haga algo.
    La noticia a la que te refieres, me llegó a través de un tuit y después la volví a leer en el reader para asegurarme de que la había entendido bien. (Igual es que me está afectando el síndrome este al que se refieren y el ordenador me está comiendo la vista!!)
    Pues bien, la guardé en mi delicious y la imprimí en papel, con una idea muy clara: ¡¡Hacer algo al respecto!!
    No se muy bien los pasos a seguir, pero lo que no me apetece tolerar es que este señor diga que los ordenadores son malos para la vista. Le invito a que se pase por nuestro Instituto y veo los “recursos
    tecnológicos” con los que cuenta el centro. Los ordenadores son de la época prehistórica, de esos que te disparan directamente a los ojos, tipo “Guerra de las Galaxias”.
    Y lo he comprobado en mis carnes. En una de las sesiones TIC para familias que impartió el centro nos llevaron al aula de Informática y casi me caigo de culo cuando vi con lo que tienen que lidiar l@s alumn@s y demás personal. Porque eso es más bien una contienda que una tarea.
    Y, ¡¡que se enteren!! Lo tienen que utilizar!!! Para muchas cosas!! Acaso ellos no lo utilizan en sus vidas diarias?? Y no son nativos digitales para que nos entendamos. Los que creo que no ven la realidad son ellos. Supongo que es más barato…..
    Podríamos añadir más cosas, pero vamos a dejar de hablar y vamos a actuar. Pensemos en algo…porque entre tod@s ¡¡podemos!!
    Lo de las firmas, es buena idea. Yo no conozco muy bien los pasos a seguir, pero ya sabeis que podeis contar conmigo para reivindicar los derechos de los niñ@s de este país, que son el futuro del mismo.
    Eso me imagino que si lo verán, o igual tampoco…
    Un abrazo compañero.
    Y ole por decir alto y claro lo que muchos pensamos.

  12. Juan Rafael 4 Octubre, 2010 en 18:57 #

    No había visto el post en su momento, y llego ahora, por los comentarios en twitter. Es significativo que hayamos reflexionado últimamente sobre temas similares. Bien, bien. Pero como amigo, te voy a pinchar, te voy a pedir más, en dos sentidos: primero, desde la creencia compartida en la Política, con mayúsculas, creo que debemos ir más allá de la denuncia y buscar estrategias para que los políticos que creen en la Política no acaben en la cuneta, desencantados. Mecanismos de control, de seguimiento, de creación de conciencia, por esbozar líneas. En segundo lugar, nos falta repasar los argumentos por los que nos es tan evidente que esta escuela pública que conocemos, en la que criticamos tantas cosas, es superior por ejemplo al modelo del cheque-escuela. Hipótesis: ¿es la que garantiza la igualdad de oportunidades? ¿la realidad de escuela que vemos garantiza la igualdad de oportunidades?

    Un abrazo

  13. Fernando García Gutiérrez 5 Octubre, 2010 en 11:19 #

    Si de mi muy querido y admirado amigo Juan Rafael Fernández me llega un twitt, y lo tengo que pensar, si me escribe un comentario de un montón de líneas … … te hago un post. He estado a punto. Pero no.

    Primero para comentar que, incluso los muy amigos, os habéis dado cuenta de que yo había cantado aquí bien de política el 25 de septiembre que tuve una charla con Jordi Adell por Twitter sobre el tema o relacionado y habíamos medio (había interferencia) comentado algunas diferencias entre Andalucía y Valencia, comunidades, y … lo curioso de esto es que la entrada sólo ha merecido atención después de que lo tuitera precisamente Jordi, qué poder tienen los medios y las personas que se lo merecen. También otros que no.

    En segundo lugar porque ya me tienes acostumbrado a que el Maestro Zen (made in @onio72, pero a mí me encanta) hable después que todos, si habla. Y sé, y admiro, que mientras está pensando. ¡Pensar!, joder qué tío tan raro. Tomo muy en serio tus observaciones porque te admiro. Eres una de las personas más sensatas que conozco y admiro la sensatez porque uno echa en falta lo que no tiene, claro.

    Vamos al lío. “Ir más allá de la denuncia”, me ha hecho reflexionar sobre si mi blog es un blog de protesta, cosa que no me gusta nada. No es la primera vez que me enfrento a esta reflexión ni mucho menos, y espero, deseo y creo que hago cosas para que no sea así. Pero, si un ciudadano tiene primero la sospecha y luego la convicción, porque en el íntering se ha preocupado de entreflirtear por la administración, aquí aparezco, aquí desaparezco, y está en el siglo XXI y tiene un blog y no cuenta nada … no sé si está haciendo un servicio o impidiendo que se sepa que se pervierten cosas. Y no vale con sospecharlo porque el lenguaje de la sospecha es el mismo del teatro que usan los políticos para imponer una “realidad” intoxicada pero oficial y más real, por tanto, que la tuya. No son pobrecitos. Tienen el poder. El poder de trabajar para cambiar las cosas, de poner cosas en marcha con medios, de probar cosas nuevas, de empujar, de ayudar, de convencer, y … No lo hacen.

    La mayoría de las veces ni siquiero critico cosas que se ponen en marcha, a veces las defiendo y secundo, les hago el trabajo, vamos, aunque yo lo haga por la educación, porque lo que me preocupa no es que se esté haciendo mal, sino que no se reaccione a lo mal que están las cosas, a un nivel cercano a precisamente lo mal que están las cosas. Hay dos mundos el oficial y el de la vida diaria en los institutos, para entendernos. A mí sólo me interesa el segundo. Pero quienes tienen el poder, poco o mucho, de hacer otras cosas o las mismas de otras maneras están en el primero.

    “Políticos desencantados en la cuneta”. Pues hombre, ya me tocas el corazoncito y yo no quiero ver a nadie en la cuneta. Ni políticos ni inspectores. Yo creo que hay sitio para todo el mundo y que el problema base es la falta de la comunicación. Pero de nuevo, quienes tienen el puto poder de abrir canales son los que están en él. Si yo quiero contarle al consejero o al vice una solución para un problema educativo que afecta a toda Andalucía ¿a dónde coño voy? ¿Hay alguien en esta p. administración a la escucha? No, todos están superocupados con el escalón actual y el siguiente en sus carreras políticas personales y no tienen tiempo de trabajar en los problemas del día a día de los centros, compadre. Si un tal tipo termina en la cuneta educativa, me da exactamente igual, es más ¿cómo salió en su día de ahí? ¿cómo, quién y por qué puso a este menda remiendas en un sitio de esta trascendencia?

    Muchísimo más me hace compadecerme ver a la ciudadanía, otrora pueblo, tirado en la cuneta del respeto por los políticos actualmente en liza y paliza. Faltándole al respeto y tomándolo por tonto. Permitiendo la corrupción sin reaccionar inequívocamente contra ella. Encerrándose en sus inter-media y despachos y comilonas y actos y sin contacto alguno con la realidad.

    ¿Habrá alguna ley histórica de la ciencia histórica, digo, más demostrada que aquella que dice que el poder corrompe? ¿Cómo es posible que no hayamos articulado mecanismos protectores contra esa ley histórica? Todo el mundo dos legislaturas y a tu trabajo. Aquí no vive nadie de la política porque cuando se vive de la política ya sabemos bien lo que pasa.

    Lo siento, JuanRa, amigo Maestro Zen, no me conmueves a compasión con nuestros actuales líderes porque no se lo merecen. Cuidado, no hablo de personas, a las que respeto una a una, y preciso es que diga que en esa administración he tenido y tengo amigos o amigas, saco el caso claro de Cándida Martínez porque he hablado varias veces de su trabajo encomiándolo en este mismo blog.

    Tengo los años suficientes para comentarte que conozco a la Señora Política desde los 16 años, que empecé a militar en la Joven Guardia Roja, justo el día después de que Carrero saltara por el alero. A partir de ahí, y hasta la muerte del dictador y la posterior llegada de la democracia, estuve militando en partidos de izquierda. Me jugué la vida con los grises en cientos de manifestaciones para traer una democracia a España. Y me tocan las güitas estos mindones diciendo que hacen política.

    No todos los que hicimos de verdad la transición somos de la generación que ha pervertido a la joven democracia española. Muchos necesitábamos por salud más que mental olvidar la lucha política y crear nuestras familias. Otros ya empezaban a tenerlas y sus buenos trabajos, mientras en la Universidad en esos años ellos se dedicaban a cantar con la tuna.

    Sobre los modelos de escuela, Juanra, yo en estos momentos ya no creo ni en mis propias ortodoxias, y no es un chascarrillo. Los tiempos dicen que están avanzando ahora a mucha velocidad, es una imagen muy acertada. A mí me ha producido un acelerado proceso de abandono de ortodoxias y de la ortodoxia como instrumento de apoyo mental.

    Estuve en Noruega, vi un centro de “introducción” de un año para inmigrantes, juntos hijos y familias, alfabetizando, introduciendo la cultura, y hacían un trabajo buenísimo. En Bergen, porque en la capital tiene nuestro modelo, con variaciones. No me pareció mal el de Bergen, se me rompieron esquemas, y toqué lo de las ortodoxias. ¿Que no? ¿Por qué no? ¿Y si funciona?

    Me encantaría que la Consejería me permitiera demostrar una experiencia, dándome la dirección de un Instituto y yo les prometo resultados inmejorables con una sola condición, que me permitan elegir el profesorado. ¿Para qué engañarnos más?

    Lo largo de esta respuesta es lo que te admiro, respeto y quiero.

  14. sruizcon 5 Octubre, 2010 en 18:02 #

    Estoy cansada de padecer las decisiones de políticos que en su vida han entrado en una aula y que no tienen la menor intención de llevar a sus hijos a un centro público. Mi sueño sería que antes de la votación de cualquier cuestión educativa, sus señorías hicieran público quien de todos ellos lleva a sus hijos a la pública. Creo que la imagen sería espeluznante: sus señorías usuarias de la educación privadísima dirigiendo la educación pública.

  15. Fernando García Gutiérrez 8 Octubre, 2010 en 6:00 #

    Sruizcon, gracias por tu comentario. Yo he tenido un director de un centro público que llevaba a sus hijos al colegio del opus de la zona. El sentido de las cosas para estas personas no es importante. Sólo el interés propio.

    El problema con los políticos es que nosotros nos cansamos de ellos, y ellos siguen haciendo lo que les da la gana con los fondos públicos. Una democracia no lo es si el control público, ciudadano, ineludible para que la haya, desaparece por cualquier vía. Dejar de exigirles que trabajen bien es una irresponsabilidad ciudadana.

  16. Juan Rafael 8 Octubre, 2010 en 17:28 #

    Prometí continuar el diálogo.

    1. Amistad, admiración y cariño, mutuos, of course.

    2. No tienes un blog de denuncia, sino personal. A veces de compromiso educativo, a veces de reflexión, a veces de denuncia. Humano, sincero y libre.

    3. Quizás la comunidad he comprendido mejor que nosotros cómo dos entradas de bitácora eran complementarias. La tuya de 25 de septiembre, la mía de 30 de julio, Cerca de la administración, redescubierta por Fernando García Páez por esas fechas. Oposición magistralmente resumida (¿fue Jordi?) como «lustrados frente a ilustrados». El diálogo da por supuesto lo expresado en las entradas, las dos sobre la política. No creo que la tuya sea más “de denuncia” que la mía, pero están escritas de distinta forma. Mi comentario lee tu texto a partir de mi post; en cierto modo te pido egoístamente que me ayudes a continuarlo. No me interesa escribir sobre esos políticos “mindones“. Creo que tenemos más poder que el de la cuneta, sencillamente no lo ejercemos.

    4. Sobre la escuela pública, sigo dudando de que siempre, por su mera existencia formal, garantice la igualdad de oportunidades.

  17. Fernando García Gutiérrez 9 Octubre, 2010 en 8:51 #

    Querido Juan Rafael:

    Muchas gracias y honestas por 1 y 2.

    3. Sin duda tienes razón. En primer lugar porque no puede coger las intenciones profundas de tu comentario aquí, porque en su día, comencé a leer tu post (el que enlazas: Cerca de la administración) y en el tercer párrafo, cuando vi por dónde encaminabas los pasos y mi situación en ese momento dije: pera, esto lo tengo que leer más despacio. Y … hasta ayer. En cualquier caso, amigo, yo no sería capaz de haber establecido comparaciones, salvo superficiales (que si no hay otras, bienvenidas sean), entre tu artículo de investigación que publicas como post, y mi humilde y denunción post. ;-))

    Es evidente que en el fondo están las mismas preocupaciones, que por lo lejos que se hayan de la realidad circundante, a veces parecen estar en la luna, pero sin ellas no se puede funcionar en sociedad, y si cae la tribu caemos todos-as: “lealtad institucional” (le llama @jlcastilloh, y que hablando en plata es que nosotros como funcionarios somos conscientes de que no ganamos nada atacando a nuestra administración si lo que hacemos ambos es trabajar por una mejor educación. Lo entiendo y lo comparto. Y entiendo y siento profundamente la distancia de esos planteamientos nuestros de ciudadanos comprometidos que intentan echar una mano, y que las manos son miradas con desconfianza, y hasta con desprecio, por quienes debieran estar repartiendo con las suyas a manos llenas, pero están ambas dedicadas al trinque.

    Cada cual su código moral. En efecto la preocupación es la misma. No los niveles del análisis. Un fuerte abrazo, que con lo cerca que estamos, no nos vemos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El compromiso del “profesorado” ante la revolución neoliberal. | En pie de Paz - 14 Septiembre, 2012

    […] mucho tiempo que avisé de cuál era el mayor peligro de la educación pública. Ese peligro se ha hecho manifiesto además de una forma bastante radical. Me parece que el dedazo […]

Deja un comentario