Un Alonso pedagógico

Hay algo que siempre le pido a un deportista para convertirme en un admirador o seguidor de su carrera: que fuera de su deporte sea una buena persona. Estamos tan escasos de modelos para los jóvenes que, con frecuencia, no los encuentran ni en su casa. Sin embargo, nada educa más que un ejemplo. 

No me acuerdo a quién le leí que el mayor logro del Siglo de las Luces fue el abandono del viejo dicho pedagógico: “haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga”, padre de la hipocresía y de la irracionalidad, que en España, gracias al franquismo, hemos tenido hasta los años 60, a partir de ahí se hizo insostenible. Sin duda que asuimir este reto es uno de los desafíos del profesorado y del sistema educativo de hoy. Otro ámbito escaso de modelos moralmente sostenibles, aunque algunos se encuentran.

De ahí mi interés en que los deportistas de élite y con fuerte proyección en los medios de comunicación puedan ser modelos para una juventud con escasez de ellos. Y la verdad es que tenemos suerte porque en general hay una generación de ellos y ellas con caracteres muy nobles: como Pau Gasol, Rafa Nadal o el propio Fernando Alonso.

En concreto, en los días que corren, no es nada habitual ver a alguien dar la mano a su “enemigo”. A pesar de la presión mediática y económica, y la alta competitividad de la élite deportiva, Fernando se niega a confurndirse tanto. Posiblemente él no se habría comportado como lo hizo su rival en el origen de esta disputa entre Hamilton y Alonso, pero la grandeza va más allá de ese límite por medio de la comprensión de lo ajeno y lo diferente.
Chapeau! Campeón. Parece que algunos políticos va a aprender algo nuevo.
(Fotos de El País)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Sin comentarios todavía.

Deja un comentario