Las chiquicientas formas de cohesionar a un grupo-clase.

Bueno, ya me sentía yo menos porque no tenía una entrada en el blog que empezase con un número y eso da mucho caché y mucho SEOpondio.

Y claro que son chiquicientas las formas, tantas como aulas, como profes, como circunstancias. Pero lo que no puedo entender, de ninguna manera, es que un docente no trabaje este tema expresamente, salvo por intereses conocidos o subconscientes de poder. ¡Claro que si cohesionas un grupo puede llegar a decidir cosas que tú no quieres que se decidan! Le llaman democracia. Y también se aprende, por activa o por pasiva.

Origen de la foto: http://www.flickr.com/photos/raysto/40525426/

Estos primeros días de curso son esenciales para esta labor. Cuando de forma natural, en el mundo social, se reúnen un grupo de personas, lo primero que harán en condiciones normales es conocerse. Presentarse, saludarse, conocer intereses del otro-a, sus pequeñas fobias, sus pasiones, gustos e intereses: conocerse. La razón fundamental es el respeto necesario a las personas, pero además hay otras dos razones de peso: sólo el profesor-a que ha trabajado esto conscientemente, sabe la revolución de velocidad que se produce en el ritmo de aprendizaje del grupo, es espectacular. Son los grupos en los que uno disfruta cuando falta un mes para terminar el curso y el currículum oficial del curso se ha agotado.

Si, además, como es mi caso, el aula lo es de lengua, entonces la cuestión es de una trascendencia total. El aula o es un espacio de comunicación, o no es ninguna otra cosa. La cantidad, calidad y sentido de la comunicación es el tema. Querer que las personas se entusiasmen con una comunicación meramente intelectual sobre asuntos teóricos es una tontería, pero no del alumnado. Las emociones, los sentimientos deben estar con normalidad en esas comunicaciones.

Para lograr la cohesión del grupo, los sentimientos son imprescindibles. La comunicación entonces, además de ser multidireccional, alumnado con alumnado especialmente, debe establecerse sobre realidades, sobre los asuntos que emocionan a nuestro alumnado. El tipo de actividades que ayudan a esto es muy variado y existe en la red un montón de muestras. No faltan medios, como casi siempre, sino la voluntad de hacerlo.

Pero una cosa, por supuesto, olvídate del silencio. Pero a cambio recuerda que el silencio en grupos se da en muy raros lugares. El mejor el cementerio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , ,

2 Respuestas a Las chiquicientas formas de cohesionar a un grupo-clase.

  1. Intxaurtsu 3 Diciembre, 2012 en 20:24 #

    Brillante!!!

    La semana que viene me toca evaluación y ya estoy temblando. Mi grupo, conmigo, trabaja a un ritmo poco usual, desde el prncipio se establecieron normas basadas en el sentido común, normas que los alumnos compartían, y sobre todo, hablamos, hablamos muuucho, además, les muestro respeto y confianza, por lo que recibo lo mismo a cambio. Mis compañeras no pueden con ellos. Una de ellas es una sargento y no quiere ni oir una mosca en clase (y eso que es de inglés), la otra demasiado indulgente, no hay normas ni directrices, así que los chavales se pierden. Palabras que salieron en tutoría: Contigo es diferente porque confiamos en tí y tú confias en nosotros. Además, tú estás entra una y la otra (refiriendose a mis compañeras). Solo si escucharamos al grupo……..tienen tanto que decir…….y son el mayor ejemplo de que la unidad hace la fureza….

    Felicidades por tu blog

Deja un comentario